Clarin le pega a la filtración de las escuchas y le baja el protagonismo a Majul

El Canciller - Comentarios

El escándalo que generó el casi centenar de horas de escuchas de conversaciones telefónicas entre la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y de su ex secretario general de Presidencia, Oscar Parrilli, no terminó aún. Mientras la pelea por la filtración desembarcará en el Congreso, el periodista y editor de Clarín Ricardo Roa salió a pegarle a los audios, y eventualmente a quienes lo publicaron. “No son serias”, lanzó.

“La filtración de las escuchas que no pocos escuchan con satisfacción preocupa a otros no pocos, oficialistas incluidos. Está claro que estas cosas no debieran pasar: no son serias. Como no lo son las de Cristina y Parrilli aunque lo que demuestran sea cosa seria”, puntualizó el editor. Quien hizo bandera -personal- del asunto y publicó -y defendió- los audios fue el conductor de La Cornisa, Luis Majul, sobre quien la Corte Suprema puso el foco en estas semanas.

Mientras la batalla entre el Gobierno y un sector de la Justicia se recrudece, Roa identifica a los principales actores que vienen moviendo sus fichas en el tablero de juego: “La Corte pulsea con el Gobierno por las escuchas. Dice sin decirlo que la filtración es de la AFI. Autopreservación. Y el Gobierno pulsea con la Corte por la superpoblación en la Ojota, desbordada de familiares de jueces y de fiscales. Abaratar la pelea, dispara. Y agrega con cierto misterio: “Esto quiere decir que los audios pasan por muchas manos. Y en idioma argentino quiere decir que lo más probable es que la investigación sobre las filtraciones termine como ya se sabe”.

Por último, Roa aprovecha para volver a criticar el fallo que liberó al empresario Cristóbal López. Irónicamente dice que el patagónico, no defraudó sino que sólo evadió. “La evasión penaliza empresas. El fraude penaliza personas. Un fallo hecho a medida. López y su socio De Sousa se quedaron con miles de millones del Estado. No pensaban pagar nunca. Raro o nada raro de Comodoro Py: el cerebro de la maniobra, Ricardo Echegaray, no está siquiera procesado. Sigue siendo intocable. Por algo será: sabe mucho de muchos”.

Las escuchas camino al Congreso

Según cuenta PERFIL, en esta semana hubo pacto inédito en la historia política reciente que no conoce de “grietas”: el kirchnerismo, el massismo y Cambiemos acordaron pedir que el presidente de La Corte, Ricardo Lorenzetti y el juez federal Ariel Lijo, entre otros, brinden su versión de los hechos en el Congreso. Hay quienes ven la movida como otro síntoma de las fricciones entre la Justicia y el Ejecutivo.