Chile, EE.UU. e Israel: hiere Bolsonaro a Macri con su agenda y siembra tensión para el G-20

El Canciller - Comentarios

El ultraderechista Jair Bolsonaro visitará Chile en su primer viaje como presidente de Brasil. Desde su nueva silla, consolidará una nueva política económica en la principal potencia de la región. Apenas horas después de ganar las elecciones, su ministro de Economía anunció que ni la Argentina ni el Mercosur serán prioridad para el Gobierno. Brasil, Chile y Estados Unidos, el triángulo con el que sueña Bolsonaro que deja herido a Mauricio Macri.

Impedido de consolidar exportaciones más baratas por la obligación de tener que negociar aranceles en conjunto, Bolsonaro busca dejar a un lado al Mercosur -aunque sin abandonarlo- para empezar a entablar diálogos bilaterales con los demás países. La visión se corresponde con la de Macri, quien también buscaba el distanciamiento del proceso de integración regional.

En términos comerciales, Bolsonaro explicó que buscará fortalecer su vínculo con Estados Unidos y no disminuiría su relación con otros miembros del bloque regional, pero su ministro de Economía, Paulo Guedes, chicago boy de la ortodoxia ultraliberal, anunció que el Mercosur no sería prioridad. De todos modos, subrayó que Brasil no abandonará el bloque regional.

Por primera vez en años, Argentina logró mejorar la competitividad con Brasil y exportar más de lo que importa, debido al encarecimiento del dólar y la caída abrupta de las importaciones. Algunos economistas, como el exvice del Banco Central, Lucas Llach, advirtieron la necesidad de rever los acuerdos comerciales con Brasil ya que muchas veces le generan al país pérdidas sostenidas en el tiempo.

A pesar de que el candidato preferido de Macri era Fernando Haddad, el primer mandatario argentino no se la jugó por ninguno de los dos contendientes para no quedar expuesto, como le sucedió en el caso de las elecciones presidenciales estadounidenses, en las que manifestó públicamente su apoyo a Hillary Clinton y luego debió fortalecer las relaciones con Trump remando “desde atrás”.

En este caso, Macri fue más cauto. A partir de que tuvo en claro que Bolsonaro era el favorito para ganar, el argentino empezó a prodigar señales en su favor, lo que se plasmó en una llamada telefónica comunicada a través de las instituciones oficiales.

Bolsonaro, por su parte, eligió Chile como primer destino presidencial. El país trasandino refleja mucho más el modelo de economía que el brasileño busca implementar. En tanto, Macri le reservó un asiento en la próxima reunión del G-20, el 30 de noviembre.

Tradicionalmente, los presidentes de Brasil solían tener ese gesto como una señal de la búsqueda de una alianza estratégica de las dos economías más fuertes de la región. El futuro jefe de gabinete, Onyx Lorenzoni, confirmó a la agencia Reuters que la primera gira será por Chile, luego seguirá camino a Estados Unidos y finalmente a Israel.