Chau Barcelona: las opciones de Mascherano

El Canciller - Comentarios

En septiembre de 2010 Javier Mascherano llegaba a Barcelona para “aprender y sumar”, tras dos años de estadía en el Liverpool. Lo que no imaginaba era que levantaría más de 15 títulos y se convertiría en un referente de uno de los mejores equipos de la historia del fútbol. Pero todo tiene un final, todo termina.

Ahora, siete años después de su arribo, las horas en el Barça del mediocampista devenido en defensor central parecen estar contadas. Como suele suceder en los clubes de elite, la exigencia nunca merma y los años para él ya son una carga.

“Perdí el lugar y el protagonismo de los últimos años. Es una realidad, no lo puedo esquivar. No es culpa de nadie, trataremos de llegar a una conclusión con el club”, lamentaba hace algunos días uno de los mejores amigos de Leo Messi.

Adiós, Barcelona

Relegado por el francés Samuel Umtiti, su lugar en la zaga sólo aparece cuando éste se lesiona o Ernesto Valverde decide darle descaso a Gerard Piqué. Peor aún, en los últimos partidos el belga Thomas Vermaelen, quién pasó sus primeras temporadas en España lesionado, se mostró como una garantía en el reemplazo de la dupla central titular.

Estos factores desembocaron en una decisión del Jefecito que, por ahora, parece irreversible: salir del Barcelona. Lo que no es claro es el nuevo club donde jugará, ya que hay varias cuestiones a atender de cara al futuro. La principal, el incipiente Mundial de Rusia de 2018.

Mascherano se quiere ir y el club accedió: “Nos sentaremos con él, somos humanos”, anticipó José María Bartomeu. Sin embargo, por más humanos que sean, no van a ir contra los intereses de las finanzas blaugranas.


Superliga China

En las últimas horas, cobró fuerza el rumor de su desembarco en la Superliga China; incluso, surgieron varios interesados en adquirir al experimentado futbolista que juega en Europa hace once años.

Diez millones de Euros tiene que abonar aquel que quiera hacerse con sus servicios, un monto más que accesible para los poderosos clubes asiáticos. Por el momento, los rumores indican que lo desean: el Hebei China Fortune, donde juega Ezequiel Lavezzi, y el Tianjin Quanjian, equipo sin argentinos, pero que disputará la Champions League de Asia.

Pero la Superliga China es un arma de doble filo. Si bien ahí tendrá la continuidad que busca -y cobrará una fortuna-, es una liga menor y no lo preparará de la mejor manera de cara al al Mundial de Rusia. Y aunque su apellido ya es seguro en la lista de 23 convocados por Jorge Sampaoli, medirse ante rivales de escasa jerarquía puede ser un factor negativo, como lo fue para el Pocho Lavezzi.

River Plate

El regreso a Argentina, a River Plate, precisamente, es una posibilidad real y, quizás, la que reúne todas las características que necesita Masche pensando en su futuro. Incluso podría ser la pieza necesaria para solucionar los problema que el Millonario exhibió en defensa en el último tiempo.

Sin embargo, en una entrevista reciente con TyC Sports, fue cauto al advertir que “volver a la Argentina no es una decisión fácil de tomar” y respetuoso al hablar de Leonardo Ponzio, el actual capitán del equipo, mediocampista titular indiscutido y máximo referente del plantel.

Major League Soccer

La Major League Soccer de Estados Unidos es bastante similar a la Superliga China: una liga menor, que paga fortunas y aloja, en su gran mayoría, jugadores que coquetean con el retiro. Seguramente, la gran diferencia con el país asiático sea la cultura a la que tenga que adaptarse en caso de emigrar hacia esas tierras.

Todavía no hay equipos norteamericanos que se hayan pronunciado en relación a su contratación, pero son varios los casos de jugadores (David Villa, Andrea Pirlo, Kaká, Frank Lampard, Thierry Henry, Steven Gerrard y Sebastian Giovinco, entre otros) que abandonan las principales ligas para disputar la MLS. El dinero, sin dudas, no será un problema.

Portugal

La llegada de Mascherano a la Primeira Liga, como se conoce a la primera división de Portugal, no está entre las primeras opciones, pero no debería ser descartada. Sólo Benfica y Porto tienen la capacidad económica de sostener un salario alto como el suyo. A su vez, ambos le aportarían continuidad y la posibilidad concreta de seguir jugando la Champions League.

El fútbol muestra a Portugal -y en los tres últimos años también a Italia- como una plataforma para los jugadores sudamericanos que aspiran a saltar a la Liga de España o a la Premier League. Pero en los últimos años, se dieron casos a la inversa. El más resonante de los últimos años: Iker Casillas. El mítico arquero del Real Madrid llegó a Porto luego de perder el arco a manos del español Diego López.


La salida no es fácil. Son varios factores los que intervienen en la decisión de emigrar a un nuevo club. El Mundial de Rusia, la continuidad, la competitividad de la liga, la cultura del país, su familia y, no menos importante, el factor económico pelearán en la cabeza de Mascherano a la hora de elegir destino. Aquel que prevalezca de esa lucha inclinará la balanza hacia alguna de las opciones mencionadas. ¿Dónde jugará?