“Chapare”, el nuevo virus detectado en Bolivia: alerta, casos bajo estudio y transmisión

El virus mortal llamado "Chapare" provoca fiebre hemorrágica y problemas graves en los órganos.
El Canciller - Comentarios

El COVID-19 no es el único virus al que se le teme en la actualidad. Un grupo de investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) descubrieron que un virus mortal llamado “Chapare” (porqué surgió en esa provincia) está en Bolivia y se puede propagar de persona a persona en centros de atención médica.

El miedo a los posibles brotes alerta a la comunidad científica. Los nuevos datos sobre Chapare los presentó esta semana la Sociedad Americana de Medicina e Higiene Tropical (ASTMH).

Hasta el momento se conoce que la transmisión a las personas pudo haber sido por roedores y de un microorganismo similar al Ébola. También los roedores pudieron haber transmitido el virus a otros animales, y éstos a las personas.

Test malbrán prueba COVID-19 coronavirus

El virus, que provoca fiebre hemorrágica y problemas graves en los órganos, reapareció el año pasado tras un brote en 2004. No existe tratamiento que cure la enfermedad, por eso, los pacientes sólo pueden recibir fármacos estabilizadores intravenosos.

Chapare pertenece a un grupo de virus llamados arenavirus. Entre ellos se encuentran patógenos peligrosos como el virus Lassa, que a mata a miles al año en África Occidental, y el virus Machupo, que provocó brotes mortales en Bolivia.

Este virus aparece en medio de buenas noticias. Por un lado, el laboratorio Pzifer anunció que la vacuna tiene 95% de efectividad. Sumado a que este miércoles se declaró el fin del 11º brote de Ébola en la República Democrática del Congo.

Te recomendamos leer

Los casos bajo estudio

Hay un solo registro de la enfermedad en un pequeño grupo y un solo caso confirmado en 2004 en la provincia de Chapare. La persona infectada falleció. Recién en 2019, causó al menos cinco infecciones cerca de la capital de Bolivia, La Paz, y tres de ellas fueron fatales. Todos padecieron fiebre, dolor abdominal, vómitos, encías sangrantes, erupción cutánea y dolor detrás de los ojos.

“Nuestro trabajo confirmó que un joven médico residente, un médico de ambulancia y un gastroenterólogo contrajeron el virus después de encontrarse con pacientes infectados, y dos de estos trabajadores sanitarios murieron más tarde”, explicó Caitlin Cossaboom, epidemióloga de División de Patógenos y Patología de Consecuencias Altas de los CDC, quiénes se contagiaron y murieron.

Los trabajadores de la salud deben tener mucho cuidado al tratar casos sospechosos y deben evitar el contacto con elementos que puedan estar contaminados con sangre, orina, saliva o semen.

El virus podría haber circulando en el país durante años porque los pacientes infectados pudieron haber sido diagnosticados erróneamente con dengue, dado que puede producir síntomas similares.

Roedores en la mira

La médica tiene nuevas pruebas de ARN viral de Chapare detectado en roedores recogidos en un área cercana a la casa y las tierras de cultivo del primer paciente identificado en el brote de 2019. Era un trabajador agrícola que murió. La evidencia no llega a probar que los roedores fueron la fuente de su infección (el ARN viral no es una prueba de que los roedores fueran infecciosos), pero brinda información importante sobre la enfermedad.

Las especies de roedores que dieron positivo al ARN viral son conocidas como rata de arroz pigmeo y rata de arroz pigmeo de orejas pequeñas. Se van a hacer más pruebas para comprobar si los animales infectaron.

Otra de las participantes en el estudio, la doctora Maria Morales-Betoulle, sostuvo que la disponibilidad de nuevas herramientas de secuenciación permitió a los expertos del CDC desarrollar una prueba de RT-PCR para detectar el Chapare. Fue el mismo tipo de test que se utiliza para diagnosticar el COVID-19.