Celebra Nelson Castro la llegada de Caputo para contener el vencimiento de Lebacs

El Canciller - Comentarios

El temblor que tomó a la Casa Rosada de la mano del dólar no tiene respiro. El periodista Nelson Castro en su columna dominical en el diario Perfil apuntó sobre el cambio de mandos que se dio en el Banco Central la semana pasada.

Ahora el que maneja el timonel de la entidad monetaria es el ex ministro de Finanzas, Luis “Toto” Caputo. Que dentro del gabinete fue la llave maestra con los mercados para tomar deuda durante su estadía en el Ministerio.

  El periodista, en este sentido, señaló: “Para salir de esta situación hace falta un shock de confianza, un punto clave para entender este complicado presente. Lo que empezó siendo una corrida cambiaria ha derivado en una crisis política que afecta la credibilidad del Gobierno. Y esto le da al problema una dimensión de mayor complejidad. Por eso, en este aspecto, la pregunta es si la designación de Luis Caputo al frente del Banco Central ha sido la mejor elección”.

El conductor del canal de noticias TN, dejó traslucir que lo que importa no pasa tanto los actores sino en la película. Entonces los cambios de fusiles que digitó el Ejecutivo tal vez no cambien nada.

En la agenda del Gobierno, el martes que llega está marcado en rojo. Lo único que esperan es que la artimaña financiera se vuelva a renovar y que Toto vuelva a sacar un conejo de la galera, como la última vez en la llamada operación BOTES, y vuelvan a firmar contrato. A una tasa más baja. Sin embargo, en la city el futuro no es tan esperanzador como el que espera el Gobierno. 
     

 “El viernes, el mercado no le dio a Caputo una bienvenida cordial. Tras una primera baja, la divisa volvió a recuperar impulso. Nadie le jugó a favor y, por ende, no hubo dólares sobre la mesa para poner freno a la corrida. En la reunión con los banquros, todos le desearon suerte al nuevo funcionario. Eso fue todo”.

Caputo mira el reloj. En pocos días llega el primer vencimiento de Lebac por lo que lleva un fin de semana en que los teléfonos no dejan de sonar. Necesita ese primer aval y además espera la primera hora de mañana para saber a cuánto abrirá el dólar. El mercado lo prueba y él, conocedor de las entrañas del mismo, tendrá que controlar a las fieras que sólo buscan ganar sin perder nada de lo invertido y ya decidieron el modelo económico que les cierra.

“Este fin de semana transcurre entre conversaciones y negociaciones febriles en las que se intentan acuerdos con los banqueros para asegurar una renovación masiva a tasas de interés inferiores a las exorbitantes que se han venido pagando hasta aquí. Y esto viene complicado. Los representantes de los bancos le han pedido a Caputo que se controle el valor del dólar”.

Por otro lado, carga contra la tarea de Federico Struzenegger y dice que “no supo diferenciar lo que son las aulas de Harvard de la realidad argentina. Los hechos, pues, lo lapidaron. El jueves 7 había dicho que el Banco Central ya no intervendría en el mercado cambiario. El martes 12, con el dólar subiendo, cambió de opinión para volver a su postura original el miércoles 13. Macri, harto de tanta volubilidad, lo echó de un plumazo”.

La tormenta continúa y el futuro es incierto esta semana será clava para el ejecutivo. Ya que si no contiene el dólar no hay Messi que lo salve.