Caso Facundo Astudillo Castro: qué dice el informe de la autopsia

Cristina Castro, las dos querellas y la perito de parte darán una conferencia de prensa esta tarde. El accionar judicial, político y policial sigue cuestionado por la familia.
El Canciller - Comentarios
@Leoni Coeck Hochwertige Waren vom...

Tras recibir el informe final de la autopsia de Facundo Astudillo Castro, por parte del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), la jueza federal de Bahía Blanca, María Gabriela Marrón comunicó los resultados. El joven murió por asfixia debido a la sumersión.

Los restos del joven de 22 años fueron encontrados en Cola de Ballena el 15 de agosto último. El informe da cuenta que llegó vivo hasta ese lugar, ya que las marcas y fracturas producidas por carnívoros se produjeron con posterioridad a la muerte, es decir, no vitales. A su vez, los restos óseos no presentaban lesiones vitales, de origen traumático, ni otras previas al fallecimiento.

Los géneros y especies de diatomeas hallados en la médula, que coinciden con las recuperadas en muestras de agua y de sedimentos recogidos en el lugar del hallazgo de los restos, es “altamente indicativo de que se trata del medio en el cual se produjo la muerte”.

Hoy a las 18, en una conferencia de prensa, coordinada por Amnistía Internacional Argentina, la familia y abogados de la querella hablarán del informe. Estarán presentes Cristina Castro -mamá de Facundo-, las dos querellas -los abogados de la familia y de la Comisión Provincial para la Memoria (CPM)- y la perito de parte, Virginia Creimer.

Detalles del informe

El avanzado estado de esqueletización del cadáver limitó las posibilidades de conocer el modo de la muerte, por eso no se pudo determinar si fue suicida, homicida o accidental. Sin embargo, aclaran que el fallecimiento fue violento al no ser natural.

El documento señala que “no se observaron signos de participación de terceras personas sobre los restos”. A su vez, las lesiones y la pérdida de algunos dientes son posteriores al deceso, como consecuencia de “depredadores y exposición medioambiental”, además de las mareas, cangrejos y aves. Por eso, el cuerpo se movió y las prendas se perdieron.

El documento menciona que no hubo cambios de coloración u otros signos en los huesos compatibles con el uso de sustancias ácidas, alcalinas o por exposición a una fuente emisora de calor. Respecto al fenómeno Pink Teeth (diente rosa o coloración rosa por transparencia del esmalte) observado en los dientes anteriores del maxilar inferior, los especialistas consideraron que es “orientador pero inespecífico para determinar la causa de muerte”.

A su vez, algunas partes del cuerpo faltaban y habían modificaciones en los restos por el ataque del zorro pampeano. El tiempo mínimo transcurrido entre la muerte y el hallazgo sería no menor a 30 días, según el estudio forense. También consignó que, en ese período, los restos no estuvieron en otro lugar distinto al del hallazgo.

La clave

El estudio del EAAF aclara que en el cuerpo no se evidenciaron estructuras de densidad metálica, similares a elementos que puedan corresponderse con aquellos que producen injurias o lesiones, como pueden ser proyectiles de arma de fuego o cortes por armas blancas.

Ese dato daría un poco de aire a la situación de la Policía Bonaerense que desde el comienzo de la investigación fue cuestionada por la familia de la víctima. Fuentes que siguen de cerca la causa consideran que el dato clave es la presencia de un patrullero de la policía de Bahía Blanca a 700 metros de donde apareció el cuerpo. La jueza ordenó el secuestro y peritaje de la camioneta. 

El móvil estuvo en el lugar durante 35 minutos.

La hipótesis que analizan es que a Facundo lo pararon en el control de Teniente Origone, lo golpearon y se descompuso y, mientras estaba vivo, arrojaron su cuerpo en donde se halló, donde se terminó ahogando. El joven habría sido trasladado por una camioneta perro sin GPS hasta el lugar para encontrarse con el patrullero de la policía local que sí lo tenía.

Te recomendamos leer

Berni y la Bonaerense ¿en problemas?

En reiteradas oportunidades, los abogados de la familia y Cristina Castro apuntaron contra la connivencia judicial, política y policial. La madre del joven pidió la renuncia del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni. Por su parte, el funcionario sostuvo que “no se encubrirá a policías si se demuestra que son culpables de la muerte de Facundo”.

Un nuevo dato se suma a la investigación. El nombre del joven no figura en el listado de personas a quienes la policía labró infracción por circular sin permiso durante la cuarentena, entre el dos de abril y el tres de mayo. La comisaría de Mayor Buratovich no envió el acta de la detención de Facundo a la Justicia bahiense porque la misma estaba explotada con expedientes iniciados por violar el artículo 250 del Código Penal (sanciona al que propague una epidemia). Ante esta situación, la Justicia ordenó a la policía que no envíen más actas hasta el fin del aislamiento. 

Un audio complica al subcomisario Pablo Reguillón (denunciado por amenazas por Peretto), en el mismo le explica a un vecino sobre el procedimiento que cumplían durante el período investigado en la causa de Facundo. El agente declaró que conservó las actuaciones de ese tiempo en la comisaria. Además, sostuvo que habló con el secretario de la fiscalía federal de Bahía Blanca, porque cuando la familia del joven hizo la denuncia, el acta no estaba en manos de la Justicia. El agente envió los documentos al Ministerio Público Fiscal vía WhatsApp.

Al momento en que la mamá de Facundo y sus abogados se presentaron ante Ulpiano Martínez, el fiscal no tenía el acta sobre la detención del joven en la ruta 3, el 30 de abril. La constancia llegó el 26 de junio, como expresó el agente.

Miradas puestas sobre la Justicia

Esta mañana, uno de los abogados de la familia, Leandro Aparicio, en diálogo con El Destape Radio, cargó contra la magistrada y el fiscal Santiago Ulpiano Martínez, de Bahía Blanca. “La jueza Marrón recibió la causa de Facundo el 26 de junio a las 14.15hs. ¿Por qué? Porque ese día a la 11 horas fue cuando fuimos al juzgado y no la tenían”, puntualizó Aparicio. Y aclaró que “la jueza y el fiscal le dieron vía libre a la policía para que haga lo que quiera”.

Las declaraciones de Cristina Castro luego del primer día de la autopsia en agosto y la posterior respuesta de la jueza a la madre de Facundo visibilizaron la contienda. En esa oportunidad, Marrón desmintió que el juzgado le haya brindado información a Castro sobre la manera en que murió.

En las últimas horas, el Juzgado Federal 1 de Bahía Blanca, desestimó un habeas corpus presentado por la CPM por intimidación policial contra Castro, sus abogados y personas del círculo íntimo de Facundo. La presentación debía resolverla Marrón.

En el fallo, el juez no desconoció las denuncias ni el testimonio de las víctimas, remitió las copias del expediente para que se investigue si hubo delitos de acción pública, aunque falló que estos actos no representaban un riesgo inminente para la libertad y la integridad. 

La decisión judicial es contraria a dos precedentes de la causa. Desde el comienzo de la causa, la Justicia reconoció hechos de amedrentamiento en dos casos concretos. Uno de ellos, el habeas corpus por el hostigamiento policial al ex cuñado de Facundo, mientras el otro, la investigación judicial que se inició por las amenazas del subcomisario de Mayor Buratovich, Pablo Reguillón, al abogado Luciano Peretto.