Cárceles: la Justicia a favor de la prisión domiciliaria para madres y embarazadas

La Cámara de Casación recomendó que no hayan mujeres con hijos y embarazadas en prisión. Hay 7,2% de mujeres y trans en las cárceles federales.
El Canciller - Comentarios

En Argentina hay 21 mujeres presas con sus hijos y cuatro están embarazadas, según la Procuración Penitenciaria de la Nación. El primer nacimiento de este año en el país fue una beba y su madre está privada de la libertad. Luego de parir, Fernanda González y su hija fueron alojadas en la cárcel de Los Hornos.

Cuatro años atrás, en Florencio Varela se construyeron casas en las prisiones para las presas con sus hijos menores de cuatro años. El plan fue creado con el objetivo de que la situación judicial que enfrentan las mujeres no afecte a sus hijos.

“La cárcel no resulta un ambiente propicio para el desarrollo satisfactorio de un embarazo o la crianza de los niños”, expresaron los magistrados del Cámara Federal de Casación Penal esta semana.

El máximo tribunal en lo penal del país recomendó que las mujeres presas que estén embarazadas o tengan hijos menores de cinco años tengan prisión domiciliaria para evitar ir a la cárcel. El documento las califica como “dos colectivos vulnerables”. A su vez, el tribunal aseguró que es “imperioso brindar una solución alternativa a la prisión”.

Con las firmas de los jueces y las juezas (Ángela Ledesma, Ana María Figueroa, Daniel Petrone, Diego Barroetaveña, Guillermo Yacobucci, Alejandro Slokar,  Carlos Mahiques, Mariano Borinsky,  Javier Carbajo y  Gustavo M. Hornos), la acordada sostiene que la situación “configura un tema humanitario y prioritario”. 

Los magistrados manifestaron que la ley 26.472 incorporó la posibilidad de que las mujeres embarazadas y con hijos menores de cinco años accedan al arresto domiciliario.

Derechos básicos

La Cámara sostiene que las mujeres presas con hijos y embarazadas podrían estar teniendo dificultades para acceder a la salud y la higiene, la alimentación, la educación y los vínculos personales. Como consecuencia de “la falta de suministros y las deficiencias de infraestructura propias del sistema penitenciario”.

El tribunal se basó en la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. Los tratados internacionales priorizan el interés superior del niño. La Cámara recomendó a los tribunales inferiores que lo incluyan al analizar la “procedencia de medidas alternativas y morigeradas, del arresto domiciliario”, entre otros.

Uno de los miembros de la Cámara, Carlos Gemignani no firmó porque tiene licencia excepcional por el coronavirus, dado que regresó de Europa. Por su parte, Eduardo Riggi y Liliana Catucci votaron en contrario a la mayoría de sus colegas.

Sobreproblación carcelaria

El documento reconoce la emergencia carcelaria. El último Boletín Estadístico de la Procuración Penitenciaria de la Nación, sobre el último trimestre de 2019, registró una sobrepoblación de 14.251 personas en el Servicio Penitenciario Federal.

Desde el 2017, el organismo observa que se supera la capacidad en las cárceles. Recién en 2019, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos declaró el estado de emergencia de la situación carcelaria. Frente a la sobrepoblación, es común la presentación de hábeas corpus por parte de los detenidos.

Mujeres presas en el penal de Melchor Romero. Foto: NA.

El texto menciona un informe reciente de la Procuración. El mismo indicó que las principales problemáticas son las malas condiciones de alojamiento y traslado, las dificultades en el acceso a la atención médica (tanto para las mujeres como para sus hijos). También la ausencia de guardias obstétricas y pediátricas, las requisas invasivas y el aislamiento.

Te recomendamos leer

7,2% mujeres y trans en cárceles federales

La semana pasada, la Procuración Penitenciaria nacional informó que en el país son más de mil las mujeres y personas trans y travestis detenidas en dependencias federales. La cifra representa el 7,2% de la población privada de libertad.

La cantidad de mujeres y personas LGBT detenidas aumentó en un 50% en los últimos 15 años. Sin embargo, casi el 70% no tiene condena. Además de las cárceles se las aloja en escuadrones o puestos de Gendarmería.

El organismo relevó que la principal causa de las detenciones es por delitos de drogas. En muchos casos, las mujeres venden las sustancias o las trasportan (convirtiéndose en mulas).