Cárcel de Dolores: así es por dentro la celda donde irán los acusados de matar a Fernando

Estarán de paso por la Unidad Nº 6 de Dolores. Una vez tengan la preventiva pasarán a la Nº 57 de Campana. Tendrán vigilancia 24 horas, y estarán separados del resto de los detenidos.
El Canciller - Comentarios

Con las ruedas de reconocimientos terminadas, los rugbiers acusados de matar a Fernando Báez Sosa serán trasladados entre hoy y mañana a una de las cárceles más superpobladas de la provincia de Buenos Aires, la Unidad Nº 6 de Dolores.

Allí hay alojados 875 presos hacinados en 12 pabellones, aunque originalmente estaba pensado para 350 personas.

Los diez imputados serán puestos en celdas separadas de los demás internos ante el temor del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) que sufran represalias por parte de la población presidiaria. Días atrás se hizo público un video por redes sociales en donde internos les enviaron amenazas. “Estamos esperando a los rugbiers ¿Vamos a pelear con ‘faca’?”, se escuchaba en el audio que se viralizó. Sin embargo luego se comprobó que eran de Florencio Varela.

El calabozo colectivo dónde estarán alojados tiene espacio para diez personas, cuenta con cinco camas cuchetas y un baño con inodoro individual.

En esta celda de la unidad Nº 6 de Dolores estarán los diez rugbiers imputados por el crimen de Fernando. Foto: NA.
Te recomendamos leer

Al menos 480 agentes trabajan en el penal para mantener controlada la situación. Los acusados por el crimen de Villa Gesell estarán bajo vigilancia las 24 horas y con una ventana de observación en la que podrán tener control directo. Las celdas se encuentran en la zona de la alcaldía en los pabellones Nº 9 y 10º donde se alojan los presos evangelistas.

Los rugbiers serán alojados en la zona de la alcaldía. El SPB busca evitar cualquier conflicto. Foto: NA

El lugar es una suerte de zona preparada para detenidos que todavía no tienen la preventiva o condena firme. De todas maneras, el SPB no quiere arriesgarse por lo que los rugbiers no tendrán contacto con los demás detenidos. Tendrán un régimen de visitas los jueves, y estarán allí hasta que se les dicte la prisión preventiva y sean trasladados a la Unidad Nº 57 de Campana, un penal inaugurado el año pasado para jóvenes de entre 18 a 21 años, con condenas menores a los cinco años, por robos o primer delito.

Contarán con vigilancia las 24 horas y una ventana de observación directa. Foto: NA.