Cansancio excesivo y dificultad de concentración (secuelas del Covid): investigadores del Conicet advierten sobre la “niebla mental”

El coronavirus deja diversas afecciones en el organismo, luego de que el paciente se recupera.
El Canciller - Comentarios

Pese a la recuperación de la gran mayoría de los contagiados de coronavirus, muchos sufren dificultad o falta de concentración. La secuela es conocida como “niebla mental“. A su vez, se podría vincular a otras consecuencias de la enfermedad como la pérdida de memoria, mareos, dolor de cabeza, desorientación y confusiones frecuentes.

“Una vez superado el cuadro agudo de la infección por SARS-CoV-2 (que en el 90% de los casos es leve o apenas moderada), lo que se ve en el tiempo y después de la resolución del cuadro agudo, es que entre el 10% y el 20% de los pacientes recuperados manifiestan lo que se llama Covid largo“, explica el investigador del Conicet, Jorge Geffner.

En diálogo con El Canciller, el profesor de Inmunología de la Facultad de Medicina de UBA, sostiene que “esa manifestación puede durar semanas o meses”. Luego remiten en la mayoría, es decir, que las secuelas no se padecen durante toda la vida. 

Las manifestaciones pueden ser: astenia, cansancio, inflación en el corazón (carditis) dolores musculares, mialgias y niebla mental (dificultad en la concentración). Sobre esta cuestión, el experto dice: “Lees un libro y te cuesta recordar lo que leíste en el párrafo anterior”. 

“No sabemos si habrá una fracción menor de personas en demorar más en dejar de tener esas secuelas, dado que lo estamos estudiando”, aclara. Y hace hincapié en el mecanismo subyacente a este tipo de alteraciones, el cual “es una respuesta que se monta para combatir el virus, pero cuando el virus está liquidado (es decir, resuelta la infección), persiste y afecta los tejidos propios”.

Te recomendamos leer

Un estudio publicado en la revista Clinical Microbiology and Infection, sostiene que pacientes con coronavirus (que viven la enfermedad de forma leve y grave) pueden sufrir síntomas durante varios meses.

Foto NA: DANIEL VIDES

La mayoría de los pacientes (dos terceras partes) estudiados con casos leves a moderados informaron síntomas 60 días después de enfermarse. A su vez, más de un 33% se sentía enfermo o en peor estado que cuando se contagiaron.

Los síntomas prolongados eran más frecuentes entre los pacientes de 40 a 60 años y los que fueron hospitalizados, según el Hospital Universitario de Tours. La institución controló a 150 pacientes no críticos de marzo a junio.