Campaña en Corrientes, la provincia radical que en 2015 le dio la espalda a Macri

El Canciller - Comentarios

Se acercan las PASO y todo el gabinete de Juntos por el Cambio delinea los últimos detalles de cara al próximo 11 de agosto: refuerza la campaña en los propios y busca convencer a los ajenos. Un poco de esto y un poco de aquello será el desafío de Mauricio Macri en Corrientes, este viernes.

En 2015, la provincia del noreste argentino le dio la espalda al Presidente. Mientras el entonces candidato por el Frente para la Victoria (FpV), Daniel Scioli, se alzó con más del 50%, Macri solo obtuvo un magro 31%.

El panorama podría cambiar –para mejor- en los próximos comicios. En junio de este año, la alianza Encuentro por Corrientes (ECO) ganó por un porcentaje superior al 60% de los votos (comicios legislativos) y le dio al jefe de Estado la primera victoria electoral del 2019. El FpV quedó en segundo lugar con un 19%. El bipartidismo en Corrientes pisa fuerte, pero en tan solo dos años, la historia se dio vuelta.

Este viernes, Macri coordinará un acto regional con precandidatos, dirigentes locales y de Formosa, Chaco y Misiones y recorrerá una serie de obras que están en ejecución. Es optimista: los sondeos de opinión lo dan como ganador y cuenta con el pleno apoyo del gobernador Gustavo Valdés: “con visión de crecimiento y desarrollo, hace obras para que la provincia continúe progresando”.

Podría ser la primera vez en muchos años que el kirchnerismo no se imponga en una elección nacional en la provincia.  Macri lo sabe: desde su asunción en diciembre de 2015 visitó Corrientes diez veces, desde su capital hasta localidades del interior.

Luego dará paso a los ministros Dante Sica (Producción), Guillermo Dietrich (Transporte) y Patricia Bullrich (Seguridad) que arribarán la próxima semana para continuar con actos de campaña-

La agenda de Macri incluyó parte del norte argentino: el jueves pasó por Jujuy y recorrió en obras del aeropuerto local y la Ruta Nacional 34, sin olvidar una ofrenda a la Pachamama junto al gobernador local, Gerardo Morales, para no dejar a un lado las costumbres de pueblos originarios de la región andina.