Cambridge Analytica: Cristopher Wylie, el arrepentido de pelo rosa

Fue el que destapó el secreto y afirmó que el Brexit hubiese tenido otro resultado si no existiera Cambridge Analytica.
El Canciller - Comentarios

Un chico de pelo rosa chicle viene colmando los noticieros del mundo hace más de diez días. Habla sobre el poder de la información y describe el manejo de algoritmos como un arma de guerra que permite influir a la gente en sus decisiones. “Es una forma de jugar con la mente de las personas”, afirma ante la CNN.

Christopher Wylie es el buchón, el arrepentido, el denunciante en el caso Cambridge Analytica que contó de qué forma la compañía inglesa utilizó Facebook para hacerse de millones de datos personales que luego usaría para enviar mensajes subliminales y lograr convertir a los indecisos en votantes de Trump o del Brexit.

“Es completamente razonable pensar que el resultado del referéndum (Brexit) podría haber sido otro, si no hubiese existido Cambridge Analytica”, afirmó Wylie ayer frente al Parlamento inglés.

“Estoy arrepentido de lo que hicimos. Por eso, salí a contar todo”. Con 28 años, Christopher se define como el “canadiense homosexual y vegetariano que creó el arma de guerra psicológica de Steve Bannon”.

“Gastamos un millón de dólares en crear un algoritmo para conseguir los datos. Lo convertimos en una app de Facebook, en formato de quiz y juego que le preguntaba a las personas sobre sus preferencias”. Durante una entrevista con la CNN, el cerebro de las operaciones contó que las respuestas eran similares a las que se realiza en una cita amorosa, te gusta tal o cual película, serie, comportamiento. “Esas simples elecciones revelan mucho de la personalidad de una persona”.

Gracias a la plataforma Facebook llegaron a conseguir una base de datos de más de 50 millones de usuarios que formaron las bases de la empresa cambridge Analytica, que después se utilizó con clientes como el jefe de campaña electoral de Donald Trump, Steve Bannon, y el Brexit.

“Fue un experimento groseramente poco ético, porque estás jugando con la mente de un país entero. Y, no solo lo estás haciendo, si no que lo haces en el contexto de un proceso democrático”, confesó el veinteañero que ni siquiera terminó la secundaria pero ya sabía programar códigos a los 20 años.

Wylie comenzó en la política en la adolescencia y trabajó para asesores de Obama, el partido liberal demócrata inglés y la oposición canadiense. Criado en la zona de Columbia británica, los amigos lo describen como “muy inteligente y un poco maquiavélico”.

Ante las acusaciones a su persona por haber participado de la estafa, Christopher dice que confesó por querer “proteger la democracia”.