Cambios en el gabinete: auguran una nueva etapa aunque las decisiones llevan la misma firma

El Canciller - Comentarios

El Gobierno nacional, puertas hacia adentro, después del tumbo cambiario quedó herido. Ayer, aparte de los reemplazos en los ministerios de Producción y Energía, renunció Luciano Cohan, subsecretario de Programación Económica en Hacienda sindicado como un funcionario clave dentro del seno de Dujovne. Según lo que trascendió, se fue porque no le dieron el protagonismo que esperaba. Mientras tanto, hoy a las 12.30 juran los nuevos ministros Dante Sica en Producción y Javier Iguacel en Energía. El tablero del gabinete está movedizo. ¿Hoy se inaugura una nueva etapa?

El nombramiento de Dante Sica, un economista con una mirada desarrollista, en reemplazo de Francisco Cabrera, marca un cambio en el estilo de entender el modelo productivo del país. En el programa Terapia de Noticias del canal La Nación +, el consultor político Carlos Fraga dijo: “Sica es el primero que sale de la endogamia del Pro, viene del peronismo, y no participó del origen del diseño del plan económico. Y es la posibilidad del Gobierno de salir de lo que yo llamaría ‘el cepo de De La Rúa’”.

El último concepto trae a colación que lo único que decía el expresidente era que había que bajar el déficit fiscal, pero este mismo “se lo llevó puesto”. Por eso, para Fara, la inclusión de Sica es la posibilidad para Mauricio Macri de decir: “Acá hay un horizonte que es productivo y de crecimiento que hasta ahora el discurso del Presidente no tenía”.

Sica entra a Producción con el apoyo de la UIA y tiene el visto bueno de la oposición peronista que lo ven como una buena señal hacia ellos. Pero dentro del Ministerio, Sica tendrá que lidiar con el secretario de Comercio, Miguel Braun. El funcionario, primo del jefe de Gabinete, es señalado por los industriales como un factor de conflicto ya que es apuntado como el responsable de abrir las barreras para las importaciones sin ningún control e hundir el mercado interno.

En sintonía, Iguacel entra a jugar en un contexto en el que las petroleras presionan para recomponer precios y tarifas que contemple la devaluación del peso. Sin embargo no deberían tener problemas porque el próximo aumento de 3 % se digitó para el 1 de julio. La puja a partir de la devaluación y los nuevos precios es lo espera al ingeniero Iguacel, quien llega de Vialidad con la bandera de ir contra la corrupción K en manos de Lázaro Báez. Se cree, además, que Iguacel entró para escuchar con más atención el ala político del Gobierno.

Los cambios dentro del gabinete económico parecen ser reflejos ante el golpe que le dio el mercado. A los volantazos, el Gobierno nacional ató su plan a Fondo Monetario Internacional para brindar previsibilidad y con ello enterró al gradualismo. Ahora tiene que negociar con la oposición y para eso necesita construir puentes con el peronismo que le demanda señales. El post gradualismo está en proceso y con él aterrizan nuevas caras aunque por la bajo se rumorea que en las decisiones operan las mismas manos de siempre.