“Cambiemos poco”: cede el Gobierno y consigue el aval de la CGT con su reforma laboral fragmentada

El cegetista Héctor Daer afirmó que la división del proyecto laboral es "una buena medida que se debería haber tomado de entrada". Peña confirmó que "no es de vida o muerte" que la reforma se empaquete en una sola ley o no.
El Canciller - Comentarios

Uno de los tres líderes de la CGT, Héctor Daer, respaldó la propuesta del Gobierno de -finalmente. dividir la reforma laboral en varias leyes. En un principio, el oficialismo planeaba llamar a sesiones extraordinarias para debatir el paquete completo, pero la falta de apoyo de la oposición obligó a tratarlo en varias piezas.

“Fruto del consenso con la CGT, había varias iniciativas que se empaquetaron en una sola ley, pero para nosotros no es de vida o muerte que sea una sola ley o varias leyes. Va a haber modificaciones normativas que el Congreso definirá si es mejor que sean varias leyes separadas o una ley conjunta“, resaltó ayer Marcos Peña en conferencia de prensa.

Me parece bien, va a poder desagregar más los contenidos y debatirlos más profundamente. Me parece una buena medida que creo que se debería haber tomado de entrada”, remarcó Daer a Radio Continental.

El sindicalista aclaró además que la central sindical ya “venía tratando tres de los cuatro temas que toma el paquete que se propuso: el blanqueo laboral, la formación profesional y la agencia de tecnología médica”.

“La CGT venía tratando tres de los cuatro temas que toma el paquete que se propuso: el blanqueo laboral, la formación profesional y la agencia de tecnología médica”

Sobre la discusión de la paritarias venideras, Daer fue consultado por el aumento en torno al 15% que busca el Gobierno -en línea con la nueva meta inflacionaria-. “Queremos que al Gobierno le vaya bien y que baje la inflación”, señaló.

“Habrá que ver enero, febrero, marzo, para ver cuál es el porcentaje que uno puede olfatear que puede tener el incremento del costo de vida a lo largo del año. Y después, para tener garantías de que ninguno va a perder, creo que hay que volver a tener en el articulado la cláusula gatillo”, concluyó Daer.

“Creo que hay que volver a tener en el articulado la cláusula gatillo”

Ahora, el oficialismo tiene las de perder en la batalla laboral. Podrá aprobar los puntos que desde un principio generaron consenso -como son las capacitaciones-, pero le costará conseguir una ley que abarate las cargas para el empresariado, eje fundante del camino del reformismo permanente.