Cambiemos 2019: abraza la UCR su alianza con el PRO y apunta a conservar su poder en las provincias

El Canciller - Comentarios

El Operativo Reelección ya comenzó. Pensando en las futuras elecciones, la Unión Cívica Radical reunió a aquellos funcionarios que ocupan cargo en el actual Gobierno para confirmar y sellar la alianza con el PRO en Cambiemos.

De cara a octubre del próximo año, el presidente de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, junto al ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein y el ministro de Defensa de la Nación, Oscar Aguad, preparó a los radicales para un segundo mandato en 2019.

Cornejo: “El radicalismo se muestra plenamente integrado al Gobierno de Cambiemos”.

Callando cualquier tipo de duda sobre el protagonismo dentro del partido, Cornejo aseguró que “el radicalismo se muestra plenamente integrado al Gobierno de Cambiemos” y anunció que, durante el encuentro con otros líderes de la alianza el último lunes, en Casa Rosada, decidieron “unificar nuestras fundaciones en una sola, con una sede propia”.

En esa sintonía y pensando en un segundo mandato en 2019, el mandatario de la UCR subrayó la creación de “programas de gobierno para las provincias que no gobernamos aún”; y aunque evitó ofrecer nombres propios, explicó que las candidaturas a gobernadores “se ajustarán a los cronogramas electorales de cada provincia”.

“El Plan A es que cada provincia lleve al mejor candidato que tenga Cambiemos, sin importar de qué partido provenga; el Plan B son las Pasos”.

Este programa elaborado por Cambiemos está compuesto por dos opciones. “El plan A es que cada provincia lleve al mejor candidato que tenga Cambiemos, sin importar de qué partido provenga“, explicaron; mientras que “el plan B son las Pasos, donde nadie puede prohibir que un dirigente junte los avales necesarios”.

“En las provincias donde no gobernamos, los dirigentes que están en la oposición no son muy conocidos. Entonces no hay una mención espontánea de un dirigente. Es allí cuando advertimos que la marca Cambiemos es más potente que sus dirigentes”, concluyó Cornejo.