Busca Macri el apoyo empresarial extranjero y se reúne con inversores de España y EE.UU.

El Canciller - Comentarios

La llegada del Rey Felipe VI de España y de una comitiva de empresarios norteamericanos a Argentina, genera expectativas en el Gobierno, que de cara a las elecciones de octubre, intentará promover las inversiones extranjeras para dar un empuje económico y demostrar el apoyo internacional.

La delegación de Estados Unidos, encabezada por el Subsecretario Adjunto de Comercio, Richard Steffens, estará conformada por más de 40 compañías, muchas de las cuales aún no opera en suelo nacional. A los privados se sumarán también funcionarios de renombre como Elizabeth Urbanas del Departamento de Energía estadounidense, además de diplomáticos de las embajadas norteamericanas en Brasil, Chile, Perú, Colombia, Uruguay, Paraguay, Ecuador y Guyana. La magnitud del desembarco no tiene precedentes en la historia reciente del país.

A esto se le suma el “Desayuno de Alto Nivel sobre Oportunidades de Negocios entre Argentina y España” que el presidente Mauricio Macri mantendrá el martes 26 de marzo en el Palacio San Martín, junto al monarca español, que incluirá la participación del canciller Jorge Faurie y empresarios de ambos países.

La agenda de encuentros bilaterales con empresarios y funcionarios se centrará exclusivamente en temas de central interés para el mejoramiento de la situación económica actual, como las cuestiones vinculadas al sector energético, de transporte y alimentario.

Con un PBI que se desplomó 6,2% en el último trimestre y cerró 2018 2,5% abajo, el crecimiento de dos puntos en la desocupación que trepó en 2018 a 9,1%, el Índice de Precios al Consumidor que alcanzó un 6,8% en lo que va de 2019 y aumento tarifario, caída de consumo, y paralización de la producción, la economía no allana el camino y a tres meses de las elecciones primarias, el panorama para una posible reelección de Macri se complejiza.

En este escenario de indicadores en contra y una imagen en picada, el apoyo extranjero a la gestión actual aparece como una oportunidad que la Rosada tratará de aprovechar.