Busca López sumarse a la lista de arrepentidos y salpica a Máximo en la trama de los cuadernos

El Canciller - Comentarios

Con el objetivo de que el juez Claudio Bonadio homologue el acuerdo que estableció con el fiscal Carlos Stornelli, el exsecretario de Obras Públicas, José López, dio detalles sobre el presunto entramado de recaudación de fondos que tenía a Néstor y Cristina Kirchner a la cabeza. Si bien no se conocen detalles precisos de su declaración, el ex mano derecha de Julio de Vido aportó un nuevo nombre al esquema de corrupción: Máximo Kirchner.

El ex mano derecha de Julio de Vido aportó un nuevo nombre al esquema de corrupción: Máximo Kirchner.

Según López, ícono de la corrupción kirchnerista por su video escondiendo us$9 millones en un convento, el hijo del matrimonio kirchner era el enlace de recaudación de dinero ilegal para financiar la política, puntualmente de la obtención de fondos para “La Cámpora”. De todos modos, López remarcó que el papel de Máximo era secundario en el esquema recaudatorio. La implicación de la Cámpora en el circuito de recaudación ilegal fue apuntada en la causa por Martín Larraburu, ex secretario privado de Juan Manuel Abal Medina.

La declaración del ex funcionario supone un duro golpe para la expresidenta, que anticipó su derrota en el Senado y emitió un comunicado en el que “autoriza” los allanamientos que pidió el juez federal Claudio Bonadio. En su declaración, López aseguró que Julio de Vido y Cristina Kirchner fueron los principales responsables de la recaudación ilícita.

López cerró su acuerdo el viernes con el fiscal Stornelli. Si bien declaró durante seis horas y el funcionario judicial encontró argumentos para hacer concesiones con el ex segundo de De Vido, el acuerdo aún no fue homologada por el juez Bonadio, que podría pedirle más información en las próximas horas.

El exsecretario de Obras Públicas pidió convertirse en arrepentido, como ya hicieron varios empresarios y exfuncionarios en la causa, y brindó detalles de la procedencia de los 9 millones de dólares con los que lo encontraron en el monasterio de General Rodríguez en junio de 2016.