Busca el Gobierno contener el impacto de los cuadernos en la obra pública de cara a 2019

El Canciller - Comentarios

Tras la explosión del escándalo de los cuadernos y la decisión de los bancos de cortar el financiamiento a los proyectos de empresas involucradas, el Gobierno anunció hoy la creación de fideicomisos para evitar un derrumbe de la obra pública en un año electoral.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y el presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, fueron los encargados de comunicar la forma que tendrán esos fideicomisos, con los que intentarán salvar los contratos viales que se hicieron mediante Participación Público Privada (PPP), en peligro tras la corrida cambiaria y las derivaciones del caso de los cuadernos, que le quitaron a los bancos la voluntad de generar garantías para muchos de los nombrados por el chofer Oscar Centeno.

“Las obras no se van a detener y las obras de PPP van a comenzar”, prometió Dietrich en el comienzo de la conferencia de prensa, donde llamó a “cuidar el trabajo y continuar con las obras de infraestructura”.

Según se informó, el Banco Nación hará un aporte de entre 200 millones y 300 millones de dólares al fideicomiso de PPP y pondrá a disposición una línea de unos 30.000 millones de pesos para que las empresas constructoras puedan descontar certificados de la obra pública tradicional. Los funcionarios prometieron, además, que se dará en un marco de control de transparencia por parte del Estado, para calmar las dudas.

El fideicomiso actuará de intermediario, tomando fondos prestados de bancos y luego girándolos a las firmas con el mismo financiamiento que venían negociando. Así, los bancos tendrán como cliente deudor al fideicomiso del Ministerio de Transporte y no a las constructoras.

La decisión se tomó en el marco de una fuerte desconfianza de las entidades bancarias para concretar el financiamiento en infraestructura, mientras el Poder Judicial inesvtiga a empresarios que habrían pagado coimas para realizar obras.

Según indicó el Ministerio de Transporte en un parte de prensa, “el fideicomiso captará la liquidez de 1.200 millones de dólares que tenían los bancos para destinar a las obras PPP del primer año y que, debido a sus políticas de compliance (no prestarle a nadie que esté imputado en una causa judicial), pusieron estos créditos en pausa”.