Busca Cambiemos un consuelo en Corrientes para tapar nuevos fracasos en San Juan y Misiones

El Canciller - Comentarios

Mientras la discusión central está orientada en las definiciones de las listas presidenciales, el Gobierno nacional se prepara para obtener dos nuevas derrotas provinciales en San Juan y Misiones, que ratificarían un derrotero que incluye nueve fracasos consecutivos y profundiza los cuestionamientos sobre el éxito de la candidatura de Mauricio Macri en agosto y octubre. No obstante, podría conseguir consuelo en Corrientes.

Para Cambiemos, el peso de la caída impactará más fuerte en la provincia norteña. Humberto Schiavoni será el primer candidato orgánico que presentará el PRO en el tablero electoral. En este sentido, a diferencia de los postulantes radicales que eligieron desprenderse del oficialismo nacional, el senador y presidente del Consejo Nacional del partido ligó su campaña a la gestión del presidente.

Tal vez esta sea una de las razones que le auguran una derrota abultada contra Oscar Herrera Ahuad, que busca extender el legado edificado por el peronismo en el distrito desde 2003. Según indican las encuestas, la intención de voto del primer mandatario en tierras misioneras es menor al 20%, y en algunos sondeos es incluso superado por Sergio Massa.

El gobernador Hugo Passalacqua, que no puede renovar su mandato por haber sido vicegobernador en el período anterior, fue uno de los creadores del irreductible Frente Renovador de la Concordia y delegó en su compañero de fórmula la candidatura. El peronismo unido lograría el 60% de los votos. Passalacqua, al igual que Mariano Arcioni -Chubut-, es el único mandatario provincial que no ha definido a quién apoyará en los comicios nacionales.

En San Juan, el resultado se avizora previsible. Las PASO marcaron una tendencia irreversible, con Sergio Uñac alcanzando el 56% de los votos y sacando más de 20 puntos de distancia respecto a la versión local de Cambiemos, personificada en Marcelo Orrego, que rechazó cualquier tipo de apoyo de la Casa Rosada.

De cara al escenario nacional, el gobernador cuyano se encolumnó detrás del binomio Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner. En su provincia, al igual que sucedió en Entre Ríos y La Pampa, consiguió unir en la boleta al peronismo federal, el kirchnerismo y el Frente Renovador.

El consuelo de Corrientes

Si el pronóstico de los sondeos se cumple, la provincia del litoral le entregará a Macri el primer triunfo electoral de 2019. Si bien serán legislativas -el radical Gustavo Valdés fue electo gobernador en 2017-, la presencia de Rogelio Frigerio en el cierre de campaña dejó a las claras cuán importante son los comicios para el Gobierno.

En un contexto desfavorable, podrá celebrar por partida doble: en sintonía con lo que sucede a nivel nacional, decidió polarizar con el kirchnerismo, su principal rival en la contienda. En el oficialismo sueñan con alcanzar los 50 puntos.