Burger King, Wendy’s y McDonald’s: en medio del shutdown, compra Trump comida chatarra para una cena oficial

El Canciller - Comentarios

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no consigue acordar con los demócratas para que aprueben el presupuesto para construir un muro en la frontera con México. La puja lleva extendiéndose 24 días y, desde entonces, algunos sectores de la Casa Blanca no funcionan por el shutdown. Uno de ellos es el personal de la cocina de la residencia oficial, que no está trabajando en señal de protesta al mandatario.

Pero no contar con cocineros no iba a impedir que el presidente más controversial de la historia de Estados Unidos convocara a todo el equipo de fútbol americano de los Tigers de Clemson a almorzar para felicitarlos por el título del último campeonato nacional.

En consecuencia, Trump optó por la mejor opción cuando nadie quiere cocinar: pidió comida rápida. Un menú completo de chatarra, en el país más fanático de su consumo: hamburguesas, papas fritas, pizzas y, por las dudas, unas cuantas ensaladas.

“Pedí unas mil hamburguesas para ustedes. Todo de empresas estadounidenses: Burger King, Wendy's y McDonald's. Todo lo que a mí y a ustedes les gusta”, dijo el mandatario en la recepción oficial. “Tenía que elegir: o no les dábamos comida porque estamos de cierre de administración o les ofrecíamos unas pequeñas ensaladas que hubieran preparado la primera dama ( Melania Trump ) y la segunda dama (Karen Pence). Pedí unas mil hamburguesas”, explicó.

Además, el mandatario reconoció los cotos del shutdown: “El daño hecho a nuestro país por una frontera gravemente debilitada -drogas, crimen y tantas cosas malas- es mucho mayor que un shutdown, que los demócratas pueden arreglar tan pronto como vuelvan a Washington”.

El diario El Mundo informó que el presidente norteamericano pagó personalmente la comida. Seguramente la compra no le supuso ningún problema económico, dado que su fortuna es de u$s 3.100 millones.

Trump no piensa dar el brazo a torcer en su intento de levantar un muro que separe la frontera con México. Según el primer mandatario, eso lograría terminar con la inmigración ilegal y el ingreso de delincuentes a su país. En tanto, el shutdown que se esgrime en protesta hizo que más de 800 funcionarios federales no cobraron sus salarios por el cierre de la administración.