Brecha cambiaria récord, caída de reservas y reunión del FMI con el campo: tres claves de la situación (turbulenta) del dólar

La diferencia entre el tipo de cambio oficial y el informal superó una plusmarca de 1989, año de la hiperinflación. El Banco Central no logra frenar la salida de divisas.
El Canciller - Comentarios

Mientras el Fondo Monetario Internacional termina este viernes su misión para auditar las cuentas públicas de la Argentina, el dólar cerró la semana en niveles récord y no para de generar dolores de cabeza en el gobierno nacional. La divisa blue, que se vende en el mercado informal pero marca el pulso de la situación cambiaria, finalizó con una cotización de $167 y llevó la brecha con la moneda oficial al 116%.

Para encontrar la última vez que la diferencia entre el dólar del mercado negro y el mayorista fue tan amplia hay que remontarse hasta junio de 1989, cuando bajo el mandato de Ricardo Alfonsín el desdoblamiento cambiario y la hiperinflación agobiaban la economía nacional. En ese entonces, también había cepo, y la brecha alcanzó a promediar 110%, un porcentaje que fue superado en esta jornada.

El tipo de cambio paralelo acumuló en la semana un aumento de $18, en medio de fuertes restricciones para adquirir moneda extranjera en el mercado formal, la incertidumbre por la crisis económica y la sangría de reservas del Banco Central que no frena. Desde que el organismo que conduce Miguel Pesce puso en marcha el endurecimiento del cepo, el 15 de septiembre pasado, el dólar informal escaló $36.

La divisa para el ahorro, según la información del BCRA, terminó a un promedio de $76,53 para la compra y a $82,73 para la venta. Esos valores, sumados al recargo del impuesto PAIS y el nuevo gravamen que puede deducirse a futuro de Ganancias y Bienes Personales, la llevó a culminar la semana en $136,51.

Los dólares financieros también cotizaron en alza y el contado con liquidación llegó a $154,9. El volumen negociado en el segmento de contado creció a U$S 224.431 millones, el nivel más alto en los últimos cinco días. En tanto, el MEP trepó a $143,94.

Te recomendamos leer

A una semana de que la autoridad monetaria anunciara medidas para incrementar la oferta de dólares y luego de que subiera este jueves la tasa de pases de los bancos (de 24 a 27%), bajara la tasa de las Leliq al 37% y limitara el acceso a líneas de crédito en pesos, las reservas volvieron a dejar un saldo negativo.

Según apuntaron operadores del mercado, el BCRA se hizo con U$S 100 millones gracias a la liquidación agroexportadora (mucho mayor a los U$S 40 millones del martes y los U$S 65 millones del miércoles), pero debió vender U$S 120 millones para abastecer la demanda, por lo que se desprendió de U$S 20 millones. El miércoles, la entidad que conduce Pesce había podido adquirir U$S 20 millones tras 12 días de ventas continuas.

Te recomendamos leer

En este contexto, el ex secretario de Finanzas, Daniel Marx, alertó en un seminario virtual sobre Reestructuración de Deuda Corporativa que si el gobierno no aplica un “programa de estabilización de la economía, esto termina en una corrección cambiaria, con saltos de inflación importantes”.

El economista también se refirió a un eventual acuerdo con el Fondo: “Ayudaría, porque tendería a reforzar las reservas del Banco Central, a normalizar algo el mercado cambiario y así las empresas podrían recuperar su propio nivel de riesgo. Pero un aporte sustancial sería clarificar la línea de la política económica, con o sin el FMI“.

Precisamente este viernes, y luego de cuatro días de reuniones con Martín Guzmán, Pesce, la Unión Industrial Argentina y la Confederación General del Trabajo (CGT), los técnicos del organismo monetario internacional se reunieron con los representantes del campo y cerraron su misión auditora en el país.

En el cónclave con el sector agroexportador, plantearon que en la Argentina “es necesario generar un clima de negocios y consideraron que para lograrlo “es fundamental el diálogo entre empresarios, sindicatos y gobierno”.