Brave New World: la adaptación de Un mundo feliz llega a la televisión

El Canciller - Comentarios

La serie de nueve episodios está basada en el clásico de la literatura de ciencia ficción escrito por Aldous Huxley. 

El mundo feliz ocurre en un futuro distópico que funciona bajo tres reglas básicas: no se permite la monogamia, no se puede tener familia y no existe la privacidad.

El slogan de este nuevo universo es Todos son de todos y cada uno en su lugar. La sociedad está dividida en categorías: los Alfa plus que son los más capos y los que tienen el poder sobre el resto, seguidos por los betas y los gammas. Al final de la cadena están  los epsilon, los pobres diablos que deben servirle a los demás.

Pero igual nada de eso  importa, todos están felices en sus respectivos lugares y si alguien se siente angustiado o presenta alguna inquietud, para eso está el soma, una droga que viene en forma de pastillas de colores para cada momento del día. 

Brave New World.

Aunque la serie no cuenta con una producción de gran escala a lo HBO (pertenece a una nueva plataforma online) está bien resuelta desde lo estético y la creación de este mundo feliz, importantísimo para entrar en el clima de este nuevo universo de ciencia ficción. 

Siguiendo un estilo bastante tradicional, el primer episodio se concentra en desarrollar a sus personajes principales y su ubicación en la cadena de New London. 

Lenina Crowne es una Beta + que trabaja en el laboratorio de incubación pero cometió una imprudencia: tuvo encuentros sexuales con la misma persona durante las últimas semanas. Bernard (Alfa +) la llama a su despacho para recordarle las reglas y explicarle una vez más cómo funcionan las cosas en el paraíso. Quizás les tome unos segundos descubrir quién es el actor que lo interpreta: se trata de Harry Lloyd, el hermano de Daenerys que recibe la corona de oro en manos de Drago (guiño, guiño).

La performance y la construcción de su Bernard es por lejos de lo mejorcito que tiene la serie. 

Brave New World.

Mientras tanto, también están los humanos que no quisieron formar parte de toda esta movida y que decidieron quedarse en la tierra “salvaje” con sus viejas y tradicionales costumbres. Alden Ehrenreich (el Han Solo del spin-off) es empleado de un parque de diversiones diseñado para los turistas. Entre las actividades que se pueden hacer ahí, se puede visitar el juego interactivo del casamiento, la sala de rezo o  la habitación de la monogamia.

Te recomendamos leer

¿De qué es la serie?

Aunque hay algunas secuencias, intenciones y personajes que no coinciden con el libro, el formato de serie le juega a su favor porque permite desarrollar distintos aspectos del fantástico y a la vez macabro universo. Nos muestra desde el funcionamiento de las salas de orgías y el transporte público hasta la forma en la que se realizan los deportes sin el uso de equipos o competencias. 

Habiendo dicho esto, el principal problema es que Brave New World podría haber tomado muchísimos más riesgos.

La violencia y la sexualidad son dos pilares importantes en la novela y la serie falló al priorizar su llegada a una mayor audiencia e intentar quedar bien con todos. En pocas palabras, necesitábamos de la violencia y el sexo gráfico que nos ofrecen producciones como The Boys y Game Of Thrones. 

Demi Moore en Brave New World.

Tampoco queda muy claro el mensaje que quiere darnos: ¿Es una serie sobre sexo, las consecuencias del avance de la tecnología o los riesgos del amor? A la producción le cuesta poner el foco en una sola cosa y nos pasea por distintas líneas narrativas sin terminar de entrar en ninguna. 

Nos quedamos con una premisa que sigue siendo atrapante hasta el día de hoy (y eso que la novela de Huxley es del 1932) y con una atrapante construcción de este universo utópico en el que el soma y la tecnología son los principales protagonistas.

Como nota de color, Demi Moore regresa al ruedo como la madre de John (hacía mucho que no la veíamos en nada) y el dire Owen Harris (que también estuvo detrás de Black Mirror) dirige algunos episodios de esta adaptación demasiado correcta. 

Te recomendamos leer

¿Dónde podemos encontrarla?

Estados Unidos lanzó la plataforma de NBC universal llamada Peacock y la primera producción estrella de su lanzamiento fue la de Brave New World.

El problema es que todavía no podemos acceder a Peacock en Argentina, así que por el  momento, tendremos que conformarnos con encontrarla en el universo de Internet.