Bono de fin de año: diferencias entre sindicatos y la negativa de los empresarios

"No va a haber un pedido generalizado", dijo el líder de la CGT, Héctor Daer.
El Canciller - Comentarios

A poco más de diez días de su asunción, Alberto Fernández pareciera estar frente a su primer conflicto salarial. El famoso bono de fin de año es reclamado por algunos sindicatos, mientras que otros optaron por olvidarlo “entendiendo la situación económica del país”.

Los empresarios también juegan sus cartas: desde la Unión Industrial Argentina (UIA) reforzaron la idea de que las finanzas del sector no están para otorgar ese beneficio.

La CGT se encuentra en una encrucijada. Algunos gremios como UPCN,  que  comanda Andrés Rodríguez expresaron que no van a exigir el pago del extra navideño. “Sabemos que la situación es muy difícil”, indicó el Gallego, días atrás.

Otros sindicatos, en cambio, no flexibizaron su posición. Camioneros, por ejemplo. Su secretario general, Hugo Moyano, aseguró que volverá a reclamar el bono navideño. “Nosotros lo vamos a pedir (el bono). Todos los años a fin de año tenemos un bono especial”, indicó el presidente de Independiente.

A la espera de que Alberto Fernández indique su opinión, el titular de la Confederación General de los Trabajadores, Héctor Daer, trató de llegar a un punto intermedio entre ambas posturas sindicales.

“No pediremos el bono en una mirada generalizada. Tendrá que ver con cómo está cada una de las actividades que tiene su representación”, dijo, en este lunes feriado, a la radio Futurock.

Luego, añadió: “Hoy todo el movimiento obrero, todas las organizaciones sindicales, son parte del proceso político que viene y en ese sentido existe un compromiso de fortalecer todo este camino hacia adelante”.

Daer participó, la semana pasada, del Plan contra el Hambre que había organizado el presidente electo junto con el próximo ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.

La visión de los empresarios

“El margen es muy difícil”. Si bien fueron las palabras del empresario José Urtubey, esa lógica de pensamiento se expande por toda la Unión Industrial Argentina. El hermano del ex gobernador de Salta, quien es vicepresidente de la UIA,  explicó que la dificultad para pagarlo radica en “el desastre económico de la industria”.

“La crisis fue anunciada”, agregó Urtubey. Y aseguró que “la inflación rondará el 55% y dentro del sector hay una capacidad ociosa del 50%”.

Tanto para Urtubey como para otros dirigentes de la UIA, una de las posibles salidas son los créditos financieros que prometió Alberto Fernández para el sector industrial. “Pueden ser un cebador a la economía para encenderla”, completó el vicepresidente de la entidad.