Blanqueo laboral y giro de $13 mil millones para obras sociales: el tire y afloje del Gobierno y la CGT

El Canciller - Comentarios

El Gobierno oficializó este lunes a través de un decreto presidencial un incremento de 13.000 millones de pesos para los fondos destinados a las obras sociales que controlan los sindicatos. El oficialismo busca enfriar los conflictos con la CGT. Carlos Acuña, uno de los titulares de la central sindical, pidió trabajar en conjunto para que Mauricio Macri pierda las elecciones y, aunque ratificó su apoyo a Sergio Massa, sostuvo que primero está la patria y que le gustaría una interna en la que participen desde Roberto Lavagna a Cristina Kirchner.

La medida fue oficializada a través del Decreto 251/2019 firmado por el presidente Mauricio Macri; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; y la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley. Con esta iniciativa, el Gobierno reasignó los fondos disponibles que hayan ingresado hasta el 28 de febrero de 2019 desde el Fideicomiso de Administración creado por el artículo 4º del Decreto N° 908/16 al Fondo de Emergencia y Asistencia.

Esos fondos se destinan a financiar el Programa de Asistencia Financiera para el Fortalecimiento Institucional y Mejoramiento de la Calidad Prestacional de los Agentes del Seguro de Salud previsto en el artículo 10 del Decreto Nº 554/18. Según el artículo segundo, el Gobierno decidió afectar los intereses devengados al 31 de marzo de 2019, resultantes de la inversión de los fondos percibidos en cumplimiento de la Resolución del ex ministerio de Salud 1641/17, para ser aplicados al fideicomiso de administración con el objeto de financiar la estrategia de Cobertura Universal de Salud (CUS).

“Implementar, reglamentar y administrar los recursos provenientes del Fondo Solidario de Redistribución, dirigiendo todo su accionar al fortalecimiento cabal de la atención de la salud de los beneficiarios del Sistema Nacional del Seguro de Salud, destinando todos los recursos disponibles para la cobertura de subsidios por reintegros y por prestaciones de alto impacto económico y/o que demanden una cobertura prolongada en el tiempo y, asimismo, para la adquisición y provisión de insumos, dispositivos y de medicamentos de alto impacto económico”, reza el escrito.

En junio de 2018, el Gobierno implementó una medida similar para contener a la central obrera y evitar un paro nacional. En aquella ocasión se trató de un subsidio por $ 4.500 millones que no fueron transferencias directas del Estado sino fondos que en adelante podrán usar las obras sociales.

El blanqueo laboral, al Congreso


El gesto del Gobierno tiene lugar horas antes de que se discuta en el Congreso el proyecto de blanqueo laboral, que ingresó el viernes a través del senador de Cambiemos, Roberto Basualdo, quien fue el encargado de presentar la iniciativa ante la Cámara alta.

Las claves del proyecto, cuyo título completo es: “Regularización del empleo no registrado, lucha contra la evasión en la seguridad social y registración laboral”. Busca blanquear el empleo no registrado, impulsar la creación de nuevos puestos y reducir la litigiosidad, son:

  • – Los empleadores que regularicen a sus trabajadores en el plazo de un año desde la reglamentación de la ley tendrán una condonación de las deudas de aportes y contribuciones,
  • -Los trabajadores incluidos en la regularización prevista en el régimen tendrán derecho a computar hasta 60 meses (5 años) de servicios con aportes o la menor cantidad de meses por las que se los regularice.
  • -Promoción del empleo: habrá un 55% de descuento en las contribuciones para los empleadores que contraten nuevos trabajadores en el plazo de un año desde la reglamentación.
  • -Litigiosidad: aumentarán los valores de las multas, por lo que se castigará la informalidad laboral de forma más severa.

El proyecto tiene el visto bueno de la CGT, pero desde el sector empresarial hay algunas críticas al marco judicial, ya que sostienen que pueden presentarse denuncias por “registración deficiente” que pueden derivar en el pago de indemnizaciones difíciles de costear para los empresarios.