Bitrenes, la carta de Dietrich a pedido de Macri para desactivar el poder de fuego del clan Moyano

El Canciller - Comentarios

La guerra entre el Gobierno y el clan Moyano se despliega en varios frentes. Al pedido de detención preventiva de un fiscal que podría significar un recibimiento con esposas para Pablo Moyano, se suma ahora un intento de avances por parte del oficialismo en cuanto a la logística nacional.

Sin perder tiempo, el presidente Mauricio Macri encabezó este martes una reunión en la Casa Rosada con los ministros de Producción, Dante Sica, y de Transporte, Guillermo Dietrich. También estuvo presente el secretario de Trabajo, Jorge Triaca.

El plan del oficialismo es lanzar una serie de medidas, aunque sean pequeños cambios, para desactivar de a poco el poder que ostentan los Moyano. Con la excusa de la “competitividad logística”, Macri busca derrumbar la estructura de los Camioneros.

Para el Gobierno, el sistema de transporte de mercadería argentino es un eslabón clave en la suba de precios que va desde la producción a la góndola. Los altos sueldos que cobran los camioneros y la capacidad que tienen de detener el país al cortar rutas o hacer paros los coloca como uno de los principales enemigos del gobierno de cara a mejorar la productividad.

Bajar los costos del transporte y achicar la burocracia que rodea al sector, en consonancia con el conflicto mediático, político y judicial del Presidente con el líder del gremio, Hugo Moyano, aparece como un avance fundamental para la gestión del oficialismo.

En ese sentido, Dietrich propuso el lanzamiento de bitrenes, que son camiones que pueden transportar el doble de la mercadería que uno normal. Si bien esto acrecienta la productividad, reduciría a la mitad los viajes necesarios para transportar la misma mercadería.

Desde el gremio ya levantaron sus reclamos. Sostienen que los vehículos que promueve Dietrich superan el peso permitido por ley para no destruir las rutas nacionales y, además, reducen los puestos de trabajo del sector. De esta manera, se abre una guerra política para desarticular la estructura del Clan Moyano.