Banco Provincia, el nuevo foco de conflicto entre Kicillof y Juntos por el Cambio

El Gobernador aguarda por la designación de los nuevos directivos. La oposición reclama lugares en la banca y en otras empresas estatales.
El Canciller - Comentarios

La rosca política, en Provincia, no se toma descanso. Ni siquiera en el verano. Luego de las disputas en torno a la sanción de las leyes de emergencia y la suba de impuestos, el Gobernador sigue negociando con la oposición.

En ese sentido, los lugares en comisión directiva del Banco Provincia son, ahora, el origen de un nuevo toma y daca bonaerense.

Y si bien el ex ministro de Economía ya designó a Juan Cuattromo para comandar el BaPro, aún quedan cuestiones burocráticas que impiden la asunción de las nuevas autoridades. Para que haya un recambio -con el cambio de año finalizaron los mandatos cuatro directivos- es necesario convocar a una asamblea general para aprobar las designaciones.

Desde el 2 de enero, Kicillof pelea, entonces, por reunir a los cinco directores que garanticen el llamado a la asamblea, aunque sin éxito: la renuncia de Mario Meoni, que fue a la cartera de Transporte de Nación, generó que el número que tiene Kicillof en la banca sea sólo de cuatro directores (Juliana Di Tulio, Sebastián Galmarini y Humberto Vivaldo se suman a Cuattromo).

Cuattromo, por caso, ya descartó la vuelta de los descuentos del 50% con las tarjetas del Provincia.

Números

Juntos por el Cambio, por su parte, considera que de los cuatro nuevos lugares, le corresponden dos. Y el cálculo que hacen es que en la Cámara alta de la Provincia, el bloque opositor es mayoría. Cabe destacar que los pliegos del directorio del Provincia deben pasar por el Congreso bonaerense.

Al Frente de Todos no le cierran esos números. “La cosa es así, lo digo con todas las letras; hoy el quórum en el Senado —y ni hablar de ganar una votación— lo define mi oposición”, indicó este domingo Kicillof en una entrevista en el portal El Cohete a la Luna. Y añadió: “Tal como está planteada la composición de las Cámaras, ninguna ley que le disguste a mi oposición podría salir. Y sin embargo, hubo una elección que ganó una fuerza política que es el Frente de Todos”.

“No me pareció mal que votaran en contra y que defendieran a los sectores concentrados, si es eso lo que piensan. Lo que no puede pasar es que representen y defiendan a ese sector y voten en contra por eso, mientras dicen que lo están haciendo por otra razón”, completó.

Te recomendamos leer

Cargos

Pero si bien ambos bloques no quieren ceder su representación en la mesa chica de la banca provincial, aún existen elementos para destrabar el problema burocrático.

Es que tanto Juntos por el Cambio como el Frente de Todos reconocen que necesitan acuerdos para alcanzar sus objetivos: Kicillof sabe que en el Congreso deberá contar con el apoyo, en parte, de la oposición. Mientras que los “amarillos” tienen en mente ubicar a parte de su tropa en lugares estratégicos del Estado que en el mandato de Vidal se habían cedido al peronismo.

Kicillof ley impostiva vidal

Entre los cargos deseados aparecen lugares en ABSA, el organismo encargado del agua y del saneamiento, AUBASA, que controla los corredores viales y la distribuidora de gas BAGSA. Los intendentes peronistas también hacen fuerza para quedarse con parte de la repartija

Kicillof, por caso, todavía no eligió a nadie.