Balotaje municipal: el plan B de Larreta (que araña el 50% de los votos)

Desde el entorno del jefe de Gobierno creen que habrá balotaje, pero no le temen la segunda vuelta. Con 65% de imagen positiva y Macri fuera de carrera, acudirán a la imagen de gestor del alcalde del PRO.


El Canciller - Comentarios

Horacio Rodríguez Larreta cerró acuerdos con numerosos y variados espacios opositores para garantizar su reelección en la Ciudad de Buenos Aires. A poco más de un mes de los comicios, las encuestas muestran al oficialismo arañando el 50% de los votos, cifra necesaria para evitar el balotaje. Los estrategas que rodean al alcalde aseguran que habrá balotaje pero no temen en que la ola del Frente de Todos decante en una derrota en la capital en manos de Matías Lammens.

Desde el entorno del candidato oficialista señalan que en la Ciudad, históricamente, siempre hubo balotaje, por lo que sería muy raro, sobre todo teniendo en cuenta el contexto económico nacional, que el 2019 sea distinto. Sin embargo, consideran que el escenario de segunda vuelta no es una amenaza para el actual jefe de Gobierno. 

“Horacio tiene 65% de imagen positiva en la Ciudad. Si vamos a balotaje, la elección se haría municipal y nos haríamos más fuertes”, dicen cerca del candidato que en las últimas semanas sumó el apoyo de José Luis Espert debido a la atípica cantidad de votos en blanco registrados en las PASO. En ese sentido, fueron cautelosos en dividir el presupuesto de la campaña en tres, con lo que no se quedarían sin artillería luego de la primera vuelta.

Un dato que sirven como ejemplo es lo que sucedió en las comunas 4 y 8, donde el ganador fue Lammens. Señalan que en el sur de la Ciudad, a nivel nacional, se votó igual a localidades bonaerenses como Lanús. “Es evidente que la gente votó solamente pensando en el presidente”, diagnosticaron.

Lo contrario asumen en el Frente de Todos. Quienes trabajan para Lammens en la Ciudad creen que el fervor nacional provocado por la eventual victoria de Alberto Fernández empujaría hacia arriba al presidente de San Lorenzo. “Si llegamos al balotaje, vamos a traer a todos los candidatos a todas las plazas de la Ciudad”, aseguran. El candidato opositor cree que puede ganar, pero no descartaría ser ministro de Fernández si Larreta se impone.

De todos modos, los dirigentes nacionales del peronismo creen que la continuidad de Larreta no será del todo negativa. Advierten que sería un opositor moderado y que se rodeará de dirigentes con los que tienen diálogo frecuente, como el diputado nacional Emilio Monzó, que almorzó con el jefe de Gobierno en los últimos días.

[Leé también] Monzó y Larreta, juntos: elección porteña y ¿un nuevo Cambiemos post diciembre?

Sergio Massa aseguró que HRL es su amigo, le tiene mucho cariño y es sumamente valioso, pero cometió un error: “Eligió por Macri y no por la Ciudad de Buenos Aires”, dijo a Perfil. “Por eso Matías Lammens es un gran candidato, es un gran competidor. Si votara en la Ciudad, lo haría por Matías”, manifestó el tigrense que aspira a reemplazar a Monzó en la Cámara Baja.

En el oficialismo de la Ciudad ya se imaginan liderando la oposición a partir de 2020, con Frigerio y Monzó. En contraste a lo que publicó Román Lejtman en Infobae, creen que, si pierde, Macri preferirá dar un paso al costado antes de seguir en política. Un futuro similar le auguran a Marcos Peña. También ensayan cómo será gobernar con AF en el Poder Ejecutivo Nacional. “No va a ser lo horrible que era todo con Cristina ni lo bueno que es todo con Macri”, expresan.

Luego de las PASO, el mensaje del oficialismo en la Ciudad cambió. “Hasta las primarias apostamos a contar lo que hicimos. Ahora vamos a contar lo que vamos a hacer”, señalan. En tanto, a través del comando de campaña diseñado antes de las PASO, en el que desembarcó Diego Santilli luego de las derrotas en algunos territorios, movilizaron a los militantes a las comunas donde más sufrió el oficialismo. La apuesta es el cara a cara con los vecinos.