Balbi y una auditoria reveladora: busca la Justicia determinar si el ARA San Juan podía navegar

La jueza federal Marta Yañez ya se encuentra analizando la documentación que secuestró tras cuatro allanamientos. La próxima semana declaran en calidad de testigos, el vocero de la Armada y auditores de la fuerza
El Canciller - Comentarios

Con la intención de buscar documentación de reparaciones, compra de insumos, licitaciones y contrataciones, la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yañez, ya obtuvo el material de los cuatro allanamientos que ordenó el viernes: busca determinar qué ocurrió con el submarino ARA San Juan, desaparecido desde el 15 de noviembre.

El sábado , en horas del mediodía, agentes federales allanaron el simultáneo la Base Naval de Mar del Plata; la base de Puerto Belgrano (al sur de la provincia de Buenos Aires) y el Edificio Libertad, sede de la Armada Argentina. En medio del escepticismo que reina entre los familiares del los 44 tripulantes del ARA San Juan que continúan desaparecidos, la jueza Yañez intenta determinar lo que ocurrió en la etapa de reparación, mantenimiento y momentos previos al viaje.

Fuentes cercanas a la investigación le ratificaron a este medio que la próxima semana declararán en calidad de testigos el capitán de Navío y vocero de la Armada, Enrique Balbi, dos integrantes de la Auditoría General de la fuerza, y antiguos tripulantes del submarino. Según se sabe, Yañez intenta reconstruir cómo funcionó en otras ocasiones, con otros tripulantes. La jueza puso el foco en un informe de una inspección posterior a la reparación de media vida del navío, en donde ya se advertían diferentes “falencias” en su funcionamiento. Si bien hasta el momento no hay imputados en la causa, en el juzgado de Caleta Olivia se muestran cautos sobre la información que van a obtener a la brevedad.

Luis Tagliapietra, padre del teniente de corbeta y tripulante, Alejandro Tagliapietra, (quien además es querellante en la causa) también apuntó en el mismo sentido: sostuvo que en base a la última auditoría que se realizó en septiembre último, se había establecido que el ARA San Juan estaba en “situación de innavegabilidad”. Varios familiares le confirmaron a este diario que, por ejemplo, dentro de las irregularidades la auditoría había constatado “salvavidas y bengalas vencidas”. Según Tagliapietra, en un informe de 15 páginas firmado por el entonces auditor de la Armada, Eduardo Pérez Bacchi, se recomendaba que el navío sea trasladado a un dique seco cada 18 meses para un control integral. Según denunció, el ARA San Juan llevaba 39 meses de “navegación ininterrumpida”.

Una familiar que pidió reserva de su identidad, sostuvo que “el submarino no estaba apto, menos para una navegación tan larga. Accedimos a documentos en donde constataba que todos los trajes y las balsas estaban vencidas desde el 2010: los sobre-homologaban todos los años”. La serie de allanamientos que impulsó la jueza Yañez ya había sido estipulada desde hace diez días atrás. No obstante, la verificación de la documentación puede ser compleja ya que cuenta con “términos técnicos navales y puede ser engorroso”, cuentan desde Caleta Olivia.

Sin avances

Si bien en la Armada todo es hermetismo por estas horas debido a los allanamientos, el viernes se publicó -tal como hace cada tres días- el último parte sobre en qué estado se encuentra la búsqueda del ARA San Juan. “El miércoles 24, el aviso ARA “Islas Malvinas” investigó con el ROV “Panther Plus” un contacto ubicado a 565 metros de profundidad, que había sido detectado por el sonar de casco en forma activa de la corbeta ARA “Spiro”, el que no corresponde con el submarino”, cuenta el comunicado.

El Yantar, el barco “espía“ ruso que también colabora -y que de hecho, el presidente Mauricio Macri le solicitó a Vladimir Putin que continúe la búsqueda- pondrá rumbo al puerto de Buenos Aires para “reabastecerse de víveres y agua”.  Luego se irá a Montevideo (Uruguay) para reaprovisionarse de combustible.