Bajo perfil, coordinación y el “compromiso militante”: Todesca, con la calculadora del Gobierno

La vicejefa de Gabinete pisa fuerte en el gabinete económico del Ejecutivo. Los ataques sufridos en redes y los borradores que diseñó para la pos cuarentena.
El Canciller - Comentarios
@julio ramos me gusta Cecilia es muy...

“Jajaja. ¿cómo te diste cuenta que soy socióloga?”. Ese tuit, que al texto de cuarenta y siete caracteres se le adjunta una foto de una Cecilia Todesca con anteojos de marco grueso y pelo corto enrulado, fue una de las publicaciones con más menciones de la última semana en la red social del pajarito. El comentario, sin embargo, deja traslucir varias características centrales de Twitter: las fake news siguen a la orden del día, los comentarios misóginos hacia las mujeres de la política no cesan y el desconocimiento, de una parte de la sociedad, sobre la persona que maneja la calculadora de la administración pública, al punto de confundir la especialidad por una presunta apariencia.

Todesca, que no es socióloga sino economista (con un master en la Universidad de Columbia), prefiere cultivar el bajo perfil aunque en las últimas semanas se haya edifico como la vocera ¿oficial? del Gobierno en materia de Economía.

Es que sobre su espalda pesan los últimos detalles de dos proyectos de ley claves para imaginar la salida de la cuarentena: una moratoria universal para empresas y PyMEs y la extensión del presupuesto del 2019 hasta fin de año.

Todesca-Bocco

Quien sí tenía un título en sociología era su padre biológico, Luis Bocco. El “Flaco Tito”, alias adoptado al ingresar a Montoneros, fue un militante peronista que hizo base en la zona norte del conurbano bonaerense a principios de los setenta. Vecino de la zona, no tardó mucho tiempo en hacer buenas migas con Jorge Todesca, central en la estructura de la Juventud Peronista. Y en esos años agitados, Bocco le pidió a su amigo que, en caso de pasarle algo, cuide a su pareja Alicia Werberg y a sus dos hijos chiquitos, Fernando y Cecilia.

La madrugada del 12 de abril de 1975, Bocco fue asesinado, junto a cuatro compañeros de militancia, en el Río Luján por el terrorismo paraestatal de la Triple A. Cuando le llegó la noticia, el ex director del Indec no dudó y cumplió su promesa.

La pequeña Cecilia debió pasar su infancia en el exilio (su familia ensamblada debió refugiarse en México) durante el período en que los militares irrumpieron en el Ejecutivo. La vuelta a la democracia significó una nueva bienvenida a la familia Todesca-Bocco a la Argentina y una confirmación de la por entonces adolescente: seguiría la carrera académica de su otro padre, tras escribir Economía en el papel del Ciclo Básico Común. La vicejefa de Gabinete mantiene viva esa historia, incluso en su documento: decidió conservar los apellidos Todesca Bocco.

Te recomendamos leer

En la hoja de ruta de Todesca hubo dos ejes bien marcados: la carrera académica y el paso por la administración pública. Difícil de abarcar toda su página de Linkedin, pero aquí hay un breve intento: luego de recibirse de economista, Todesca voló a Nueva York para especializarse en Economía Pública. El link con Estados Unidos también le permitió ocupar una silla en el pequeño despacho argentino en las oficinas del FMI entre los años 2004 y 2006: eran tiempos de renegociación de la deuda, con Roberto Lavagna y Guillermo Nielsen al mando. La historia se repite hoy, quince años después, aunque con algunos nombres nuevos (y otras figuritas repetidas).

Luego, la economista pasó por todos los pisos del Banco Central, hasta ser Jefa de Gabinete de Mercedes Marcó del Pont en la banca pública. Su compinche en el BCRA era el mismo que ahora comparte despacho en la Rosada: Matías Kulfas.

“Compromiso militante”

El pegamento que unió los destinos de Todesca con Alberto Fernández es otro actor central para el Frente de Todos: Santiago Cafiero. El nieto del histórico dirigente peronista invitó al tándem Todesca-Kulfas a integrar el Grupo Callao, tal como cuenta esta nota de LetraP. Por esos días, AF ni soñaba con la presidencia cuando fundó la organización, sino que su objetivo era renovar la dirigencia peronista, golpeada por la elección legislativa del 2017.

A Kulfas y Todesca se les encargó que diseñen un plan económico, con un expreso pedido del exjefe de Gabinete de Néstor Kirchner: nada de excesos fiscales.

Luego, la película conocida. Fernández articuló la unidad justicialista, aconsejó a Cristina Kirchner que escriba un libro y un tuit que cambió completamente el curso electoral.

“Lo mío es el compromiso militante”, fue la respuesta de Todesca cuando varios editorialistas la ubicaban al frente de la cartera de Economía, días antes del traspaso de mando. En la danza de nombres circulaban candidatos de todos los colores. Quienes la frecuentan aseguran que la economista no requería ninguna cartera, pese a pertenecer al exclusivo circuito que no necesitaba identificación en el búnker de Fernandez. “Se conformaba con ser asesora de Alberto”, recuerdan.

El jefe de Estado, sin embargo, decidió ubicarla en otro rol estratégico. Palabras más, palabras menos, le pidió que sea su Juan Carlos Pessoa, cuando la presentó como vicejefa de Gabinete. Es que Fernández (¿y Cristina?) buscaban repetir una fórmula nestorista: la jefatura de Gabinete para un cuadro político (Cafiero sigue los pasos del propio Fernández) y debajo del jefe de ministros, un encargado/a tecnico que complete minuciosamente las columnas del debe y haber público.

Fernández, Todesca y Kulfas, días antes de desembarcar en el Ejecutivo Nacional.
Fernández, Todesca y Kulfas, días antes de desembarcar en el Ejecutivo Nacional.

“Cecilia está muy está capacitada”, fue el último elogio público que le regaló su padre, un par de días después del cambio de Gobierno. Todesca (p) fallecería semanas después.

La economía que viene

La pandemia, se sabe, arrasó con todos los planes que había trazado el equipo económico del Gobierno. Y en ese barajar y dar de nuevo, mientras se daban los primeros traspiés (el ida y vuelta en Vicentin, por caso) hubo cierto desfase comunicacional en materia económica, con un Martín Guzmán enfocado en la renegociación de la deuda y Matías Kulfas en el día a día de la Asistencia a la Producción y el Trabajo.

Todesca no dudó y levantó la cabeza para ubicarse como la coordinadora de la gestión económica, rol que confirman por Olivos. Por eso mismo no resulta extraño que en los últimos seis días, haya dado notas, por igual, a radios, diarios y noticieros.

Te recomendamos leer

Pero, además de responder con un campo léxico entre técnico y amable, Todesca se destacó por su honestidad a la hora de hablar de números. “La salida de la pandemia será con más desempleo y destrucción de empresas. No podemos decir que no es así”, sentenció, un par de días atrás.

Moratoria

Sobre el proyecto de moratoria -que ya ingresó en Diputados- la funcionaria insistió en que servirá para  proteger “la viabilidad” de las empresas. El borrador contiene un premisa central: permitir exensiones tanto a empresas, PyMES, como también a monotributistas y autónomos. Sería un primer paso para la economía pos cuarentena, según exponen en Quinta de Olivos.

En teoría, se incluirían deudas vencidas hasta el 30 de junio último y estará vigente hasta el próximo 31 de octubre. Cabe destacar que el INDEC confirmó la caída del 26,4% de la actividad industrial desde abril y más del 40% de la construcción.

El otro proyecto que se enfoca la ex estudiante de Columbia -con luz verde de Presidencia- es en diagramar el Presupuesto Nacional. Para ello, primero, pidió junto a Guzmán mantener la ampliación del presupuesto 2019 para este año -con partidas extras a decisión de Fernández- mientras diseñan la nueva “ley de leyes” con tinte propio que se aplicaría, recién, en 2021.

“A Cecilia no se le escapa un detalle”, concluyen en Jefatura.