Baja Moyano medio millón de personas a las calles, pero se queda sin fuerzas para un paro

El Canciller - Comentarios

Hugo Moyano apareció como una estrella de rock en el escenario central de la marcha del 21F. Rodeado de dirigentes sindicales, organizaciones sociales y agrupaciones kirchneristas, el Secretario General de Camioneros lanzó un duro discurso contra el presidente Mauricio Macri y contra el Poder Judicial, aunque se quedó sin fuerzas para prometer un paro general. No le alcanzó.

Pese a bajar a poco más de 500 mil personas a las calles del centro porteño, a la marcha de Don Hugo se le notó la ausencia de los grandes líderes sindicales. Sin ellos, un paro general nacional es practicamente inviable y el Gobierno lo sabe.

Consciente de ello, el Gobierno, a través del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que estuvo de gira por programas vespertinos y nocturnos, le ofreció una segunda oportunidad al presidente de Independiente.

“El diálogo con este Gobierno siempre está abierto, pero no queremos condicionamientos, no queremos mecanismos extorsivos”, le explicó Triaca a la oficialista Silvia Mercado en Infobae TV, pero también lo repitió ante Eduardo Feinmann y Marcelo Bonelli en A24 y A Dos Voces, respectivamente. “En Argentina no corre más el “me siento, pero si me resolvés tal problema judicial””, advirtió.

Sin embargo, durante la marcha, Hugo Moyano disimuló bien sus temores y hasta los negó, quizás en la búsqueda de una reacción sindical que deje de evitarlo y lo acompañe en la lucha. Al menos, en los últimos rounds.

La marcha del 21F

“No tengo miedo de ir preso”, lanzó Hugo, en uno de los momentos más tensos de su momento al frente de casi 500 mil personas que lo escuchaban atentamente. “Tampoco estoy atemorizado de que me maten. Estoy dispuesto a dar la vida por los trabajadores”, agregó, y plantó bandera sobre su posición de ir “contra todos” los que sean necesario”.

En medio de una guerra declarada con el Gobierno, el líder de Camioneros le dedicó una catarata de frases al primer mandatario y a todo su Gabinete. “Señor presidente: no siga llevando adelante políticas que hambrean a la parte más sensible de nuestra sociedad, a nuestros jubilados, que los han engañado con la reparación histórica”.

“Tengo las suficientes pelotas para defenderme solo si es necesario”, dijo Moyano

Moyano, que está acusado en tres causas diferentes (sus propiedades en Parque Leloir, sus vínculos con las barras de Independiente y la causa OCA), advirtió: “No estoy implicado en ningún tema de corrupción. Tengo las suficientes pelotas para defenderme solo si es necesario”.

En un tono amenazante de principio a fin, añadió: “No me cagué nunca. Si hay algún problema, pondré las que siempre tuve que poner”. “No soy muy valiente, pero trato de disimularlo bien. Nunca me van a ver arrugar; y mucho menos defendiendo los intereses de los trabajadores”, dijo la principal cara enemiga que tiene hoy el Gobierno.

Los otros oradores del 21F