Avanza el Gobierno en la modernización de los taxis para competir con Uber y no anclarse a Venezuela

El Canciller - Comentarios

En un nuevo round de la pelea contra la aplicación Uber, el Gobierno porteño anunció medidas para modernizar el servicio de taxis de la Ciudad, reconquistar el mercado y no anclarse a Venezuela, el otro país de la región que no posee regulación para este tipo de transporte.

Según informaron desde el ministerio de Transporte porteño, enviarán a la Legislatura un proyecto de ley que obligará a los taxis a incorporar medios de pago electrónicos y a suscribirse a alguna aplicación celular homologada que los conecte con los pasajeros.

Ante la fuerte caída del mercado por la llegada de aplicaciones que ya dominan el Primer Mundo, el titular de la cartera, Juan José Méndez, anticipó la medida para que los taxis puedan ofrecer servicios similares a los de sus competidores y no queden estancados en un sistema en el que prima la eficiencia, la seguridad y que se actualiza constantemente.

Luego de conocerse la noticia, desde Uber celebraron la iniciativa del Gobierno porteño que “confirma que Uber y la tecnología mejoran la competencia y elevan servicio para millones de personas”.

Y redoblando la apuesta, desde la cuenta oficial de Twitter subrayaron que esta situación no la viven en ninguna otra gran ciudad de la región, salvo en Caracas, la capital de Venezuela, uno de los países más aislados del mundo en la actualidad. “Es hora de dar un paso más: hoy son Caracas y Buenos Aires las grandes capitales de la región que no debaten el transporte colaborativo”.

Mientras desde la Justicia insisten con ponerle trabas, las aplicaciones como Uber y Cabify ya gobiernan los smartphones de los porteños que buscan tarifas predefinidas; rutas optimizadas; autos modernos; identificación tanto del chofer como del vehículo, que pueden ser calificados por el usuario y; la posibilidad de personalizar la experiencia.