Avanza Cambiemos en homologar a la educación como servicio público para evitar los paros

El Canciller - Comentarios

El conflicto entre los gremios docentes y el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires no tiene fin. Con más de 20 días de paro en lo que va del año, María Eugenia Vidal está buscando soluciones alternativas para evitar dar el brazo a torcer en la dura negociación.

La nueva vía que podría reiniciar las clases sucedería desde el marco legal. Esta semana se presentó un proyecto de ley impulsado por el oficialismo y con el presidente de la comisión de Educación de la Legislatura, Guillermo Castello, a la cabeza, que buscaría incluir a la educación como un servicio público esencial, en la jurisdicción provincial.

De esta forma, los gremios estarían obligados a garantizar el servicio de comedores, el cumplimiento de los días de clase estipulados por el calendario escolar y el establecimiento de una guardia mínima en las escuelas para que los padres dejen a sus hijos.

Ante la difusión de la iniciativa, los gremios informaron que tal ley iría en contra de los convenios de la Organización Internacional del Trabajo.

Para descartar el avance del proyecto, basaron su postura en el Comité de Libertad Sindical de la OIT, que interpreta en forma permanente los Convenios 87 y 98, ha establecido que la educación no es un servicio esencial, que según el organismo son aquellos “cuya interrupción podría poner en peligro la vida, la seguridad o la salud” de la población.