Asume Lagarde como jefa de campaña de Macri y asegura que la recesión ya tocó fondo

El Canciller - Comentarios

“El Gobierno argentino dio muestra de su determinación para cumplir con las metas“. La frase, que sonó como música para los oídos de Mauricio Macri, la suscribió Christine Lagarde en el comunicado con el que habilitó un nuevo desembolso para reforzar las posibilidades de reelección del presidente, que transita el peor momento de su gestión desde que llegó a la Casa Rosada.

“Las políticas de las autoridades que sustentan el acuerdo respaldado por el FMI están dando fruto“, agregó la directora del Fondo Monetario Internacional, que parece dispuesta a todo para lograr que Cambiemos continúe en el poder. El nuevo préstamo, equivalente a US$ 10.800 millones, es el más alto que emitirá el organismo internacional en el año y representa a la mitad de los aportes previstos para 2019.

Respira Macri: aprueba el FMI el desembolso de U$S 10.870 millones, pero pide más ajuste

Dos semanas atrás, mientras el Indec divulgaba funestos índices de inflación, pobreza y desempleo, desde Washington le otorgaron al Ejecutivo $20.000 millones adicionales para volcar al gasto social, un espaldarazo que le significará al equipo económico de Macri tener un margen equivalente al 0,5% del PBI para destinar a gastos sociales y obras públicas.

En medio del derrumbe económico, el primer mandatario cuenta todavía con el apoyo irrestricto de su militante más leal. Luego de establecer con el Gobierno nacional el mayor préstamo de su historia -US$ 57.100 millones-, la entidad crediticia ya había aceptado el adelantamiento de los desembolsos previstos para 2020 y 2021 en función del año electoral.

Lagarde, la dama de hierro que sueña con enterrar al kirchnerismo

Mientras tanto, el incuestionable objetivo del déficit cero no está asegurado. La inflación, superior al 50%, le ganó a la recaudación tributaria -40%- y las estimaciones sobre el alza del costo de vida en 2019, que siguen en aumento, no entregan buenos presagios en el horizonte. En este sentido, al igual que lo hizo Roberto Cardarelli cuando auditó en febrero las cuentas argentinas, Lagarde pidió más ajuste para incrementar los ingresos fiscales.

Sin embargo, permanece inmutable en su respaldo al presidente. “El elevado déficit fiscal y en cuenta corriente -dos grandes vulnerabilidades que condujeron a la crisis financiera el año pasado- están disminuyendo”, aseguró, en tanto pronosticó que habrá una recuperación gradual de la economía en los próximos trimestres, ya que según sus palabras, la recesión “ha tocado fondo”. En noviembre del año pasado, había augurado que los “brotes verdes” llegarían en el segundo trimestre.

En este escenario, entre el miércoles y el jueves de la próxima semana la directora del Fondo recibirá a la comitiva económica del oficialismo -que integrarán Nicolás Dujovne, Guido Sandleris y Santiago Bausili-, para ultimar detalles sobre la nueva medida que autorizó para calmar la volatilidad del dólar: la posibilidad que tendrá el Tesoro para subastar US$ 60 millones diarios y US$ 9600 millones hasta fin de año.