Armar a los maestros: el plan de Trump para evitar tiroteos en las escuelas

El polémico presidente considera que una forma de evitar a los psicóticos tiradores es darle armas a los docentes para que "puedan defenderse".
El Canciller - Comentarios

Hace una semana, 17 personas murieron en un colegio de Florida, Estados Unidos, cuando un ex alumno ingresó armado y acribilló a todos lo que se cruzaban por su camino. La masacre de Parkland puso en agenda el grave problema de control en la venta de armas en el país del Norte. Pero tranquilos, el presidente Trump tiene la solución. En vez de ser más estrictos a la hora de vender armas, Donald propone armar a los docentes.

Si los maestros llevan pistolas y están entrenados para disparar podrán responder ante un tirador que ingrese a su aula: esa es la lógica que aplica. Claro, provocando una balacera. “Si un potencial ‘asesino loco’ sabe que en el colegio hay muchos profesores que están preparados para disparar y lo harán instantáneamente, el loco nunca va a atacar ese lugar. Los cobardes no van a ir ahí… problema resuelto. tiene que ser ofensivo, la defensa sola no va a funcionar”, escribió en Twitter.

Pero la respuesta de uno de los estudiantes creadores del #NeverAgain no tardó en llegar. Cameron Kasky, una de las víctimas del ataque le preguntó:  “¿Qué va a pasar cuando entre la policía y no sepa diferenciar quién es el tirador porque todos van a estar armados hasta los dientes?“.

Trump no respondió. Pero las polémicas declaraciones también las había realizado frente a otro grupo de estudiantes del colegio de Parkland en una visita a la Casa Blanca. “Hay algo que se llama portar armas de forma oculta, y que solo funciona cuando tienes a gente entrenada para ello”, dijo Trump. ”Los profesores tendrían un permiso especial, y (la escuela) ya no sería una zona libre de armas” de la que puedan aprovecharse los “maníacos”, agregó.

Otra “solución” que planteó podría ser enviar a soldados marines a las escuelas.

Siete días después de la siniestra masacre, los estudiantes se unieron para pedir justicia. Organizaron una marcha frente a los tribunales estatales en la capital de Florida, Tallahasee, y esa misma noche hubo un debate público, transmitido por la cadena CNN, en donde alumnos, maestros y padres pudieron pedirle respuestas a senadores, policías y a la vocera del NRA (Asociación Nacional del Rifle – principales acusados de permitir la venta libre de armas de guerra).

Esa misma asociación ha financiado campañas políticas incluidas la de Donald Trump y el senador republicano Marco Rubio. Durante el debate, el adolescente Kasky le consultó al senador si él seguirá aceptando el dinero de la NRA.