Apura Odebrecht al Gobierno y lo demanda por discriminación en la obra pública

El Canciller - Comentarios

La constructora Odebrecht, implicada en el escándalo de corrupción “Lava Jato”, demandó al Estado argentino por considerar que aplica un “doble estándar” entre su empresa y las compañías locales que están involucradas en el “Gloria Gate”.

En junio de 2017, el Registro Nacional de Constructores de Obra Pública (RNC), que por entonces dependía del Ministerio del Interior a cargo de Rogelio Frigerio, suspendió de manera preventiva a la firma brasileña por un año. Aunque el plazo venció, aún hoy continúa sin poder competir en nuevas licitaciones y es por eso que pidió a la Justicia que obligue al RNC a revocar la medida.

Los primeros pasos de la demanda ocurrieron en junio de este año, bajo el mayor de los silencios mediáticos, cuando Odebrecht solicitó una medida cautelar que cayó en el Juzgado Nº12.

Luego de que se venza el plazo de la suspensión preventiva, la compañía pidió su rehabilitación pero la solicitada fue negada por el RNC, que como respuesta le exigió una batería de información sobre los procesos judiciales.

La constructora brasileña tomó el pedido como una maniobra de dilatación para que no puedan operar en la Argentina, mientras que sobre las empresas locales involucrados en la causa cuadernos, el Registro no llevó a cabo ninguna medida.

La jueza a cargo, Macarena Marra Giménez, desestimó el pedido ya que manifestó que los casos de corrupción del proceso que tiene a cargo Claudio Bonadío, exceden el litigio de Odebrecht.

Bajo este panorama, la constructora redobló la apuesta y le pidió a la Justicia que el RNC informe como procedió con el resto de las empresas, cuyos funcionarios y accionistas reconocieron expresamente “la comisión de delitos o prácticas de corrupción relacionadas con contratos públicos”.

De esa manera argumentó la idea de “doble standar” y la complementó con copias de recortes periodísticos en los que se informa que funcionarios de las empresas Iecsa, Isolux-Corsán, Techint, Roggio y Albenasi, entre otras, admitieron pagos de coimas para poder quedarse con obras del Estado.

La jueza a cargo desestimó el pedido de Odebrecht y que manifestó que los casos de la causa cuaderno, exceden el proceso de Odebrecht.

Según indicó el periodista Hugo Alconada Mon, el RNC suspendió a varias empresas pero ninguna que aparezca en la causa cuadernos. A pesar de esta operatoria, desde el Ministerio del Interior rechazaron todos los reclamos de Odebrecht bajo el argumento de que el planteo no logra explicar de qué manera el Registro aplicó criterios distintos con otras empresas.

Además desestimaron los aportes periodísticos y explicaron que ninguna de las compañías involucradas en la causa cuadernos, tuvieron algún proceso que amerite “la suspensión de un eventual trámite de esos constructores”. Mientras tanto la demanda planteada por la gigante brasileña sigue su curso.