Aprueba Pichetto el allanamiento a Cristina y declara la guerra a Durán Barba

El Canciller - Comentarios

En medio de una red de investigación que atrapa a cada vez más empresarios, Miguel Ángel Pichetto aseguró que dará luz verde al pedido de la Justicia de allanar los domicilios de Cristina Fernández de Kirchner, en tanto sumó un nuevo capítulo de su guerra con Jaime Durán Barba.

Luego de que el juez federal Claudio Bonadio, enemigo íntimo de la ex presidenta, le solicitara al Senado la posibilidad de requisar las propiedades, el jefe del bloque Argentina Federal anticipó que no entorpecerá la investigación.

Incluso, aseguró que la misma Cristina debería acercarse a los tribunales de Comodoro Py y decir “acá están las llaves”. “En lo personal creo que hay que habilitar el allanamiento y que la ex presidenta debería acercar las llaves. Obstaculizar la investigación complicaría el avance de la causa”, señaló.

Y aunque los allanamientos ya parecen ser un hecho, Pichetto le marcó la cancha a la Justicia respecto al nuevo pedido de desafuero que elevaron por esta causa. Al igual que en la primera solicitud de desafuero, también realizado por Bonadio, aseguró que en la Cámara Alta prima la negativa sobre ese reclamo.

“Está dentro del sistema de fueros. No hay ningún impedimento para cualquier instancia procesal, ni siquiera la condena firme. En el caso de Cristina Fernández de Kirchner considero que no corresponde porque la prisión preventiva es una pena anticipada“, explicó.

En referencia al caso específico y el significado de la causa y su efecto sobre el escenario de la opinión pública, el senador aseguró que el contexto es malo para la política en general y también “para el gobierno actual”.

En esa línea, se encargó de atacar -como de costumbre- al asesor presidencial Jaime Durán Barba, a quien considera el peor representante de Cambiemos, por la utilización de una causa que aunque está bajo secreto de sumario, le sirve para frenar la suba de imagen de CFK.

“Hay desarrollos que se dan en la sociedad y que tienen una fuerte comunicación y que en la otra terminal está la indignación ciudadana, que destruye los niveles de credibilidad en la representación y en la mediacion politica”, apuntó el rionegrino.

“Hay una fuerte comunicación para la indignación ciudadana y eso es muy bueno para Durán Barba porque ahora los representantes del pueblo “son todos malos, todos oscuros””.

Y explicó que esa indignación en el pueblo es “muy bueno para Durán Barba” porque “es un marco de relación directa entre lo que significa el emisor a través de las redes y la mediación como espacio, ahora los representantes del pueblo “son todos malos, son todos oscuros””.

Finalmente, Pichetto manifestó su preocupación por el efecto que la causa de los Cuadernos de la Corrupción puede provocar en la economía nacional: “Hay empresas que sintieron un fuerte impacto en sus cotizaciones en la Bolsa”.

Me preocupa el destino de las PPP, que son la estrategia del Gobierno para la obra pública. En este contexto aparece como un escenario más complicado, no se si las empresas privadas ahora se van a querer involucrar“, concluyó.