Aprovecha Cristina el ataque de Bonadio y la crisis para un relanzamiento político desde El Calafate

El Canciller - Comentarios

Los allanamientos que llevó adelante el juez Claudio Bonadio sobre los domicilios de Cristina Fernández de Kirchner generaron muchas críticas de parte de la expresidente y sus allegados sobre la manera en la que el magistrado realizó dichos procedimientos. A través de un video, la dirigente de Unidad Ciudadana mostró cómo quedó su casa de El Calafate.

“Hola, estoy en mi casa de Calafate. Llegué anoche procedente de Capital Federal, y bueno… Esta casa hace tres semanas fue, más que allanada, literalmente tomada por la gente que Bonadio envió acá”, así comenzó la senadora Cristina Kirchner su denuncia a Bonadio.

Durante casi 20 minutos, Cristina dio una visita guiada a su domicilio para exponer los destrozos que realizaron los oficiales encargados de llevar a cabo el allanamiento. En tanto, también denunció que se llevaron algunos objetos de valor personal, desde cuadros hasta joyas.

Rompieron todo y se llevaron objetos personales que no tienen nada que ver con la investigación“, dijo la expresidenta. “En mi casa no hay subsuelos. Estamos entrando a la planta baja, lo que muchos medios de comunicación pomposamente llamaban el gimnasio”, relató. “Vinieron a buscar lingotes y millones de dólares y lo único que se llevaron son las bandas presidenciales”, sostuvo.

Monólogo político


En los últimos minutos del video, Cristina se sentó en su despacho para criticar la actual política económica del presidente Mauricio Macri. En un claro relanzamiento de cara a 2019, la dirigente de Unidad Ciudadana remarcó que hay gobiernos donde la gente puede comer y estudiar y otros donde no.

Las palabras de CFK


"Así como yo no pude estar en mi casa en último mes, porque tuve que dormir en otra parte, hay gente que ya no puede dormir en su casa y está durmiendo en la calle. Yo creo que es lo más preocupante de todo. Creo que también es muy preocupante la violación de los derechos y garantías constitucionales en el debido proceso. Creo que es muy grave también lo que pasó con la maestra de Moreno porque creo que se está en una suerte de hostigamiento, persecución y amedrentamiento de todo lo que signifique políticas que cuestionen lo que está pasando en la Argentina está pasando. Están pasando cosas gravísimas en Argentina", sostuvo en su alegato final"

"Cuando finalizó mi mandato, el 10 diciembre del 2015, dejé una Argentina con un dólar a $9.76 y hoy el dólar está superando holgadamente los 40 pesos. Cuando dejé de ser presidenta, el boleto de colectivo salía 3 pesos y este sábado ya sale 12 pesos. (…) Ser opositor en la Argentina de hoy es oponerse decididamente a estas políticas que están llevando a un endeudamiento a la miseria al hambre al no comer a millones de argentinos. Y lo que más me preocupa de todo esto es el tema de la construcción de una política nacional popular y democrática en la República Argentina y creo que en este sentido tenemos que ser todos muy fuertes y sobre todo muy claros porque no debemos permitir que desde algunos sectores de la antipolítica de la cual algunos miembros de este gobierno son muy adictos digan finalmente son todos iguales. No, no no es cierto que todos seamos iguales. No, no es cierto por que en algunos gobiernos la gente puede comer y con otros gobiernos no se puede comer. Con algunos gobiernos la gente puede estudiar y con otros no puede estudiar".

"Con algunos gobiernos la gente podría tener esperanzas, sueños de tener un mejor pasar, de poder irse de vacaciones, de que sus hijos estudiaran el fin de una vida mejor. No, no es siempre lo mismo porque con algunos gobiernos se puede vivir y con otros ya no se puede vivir . Entonces creo que tenemos que ser todos muy claros. Esto que pasó hace tres semanas acá en El Calafate en esta casa no es lo más importante de ninguna manera. Pero es demostrativo de que han decidido arrasar el estado de derecho porque se ha decidido arrasar con los derechos de millones de argentinos"