Aprieta el Fondo en el sprint final hacia la firma y advierten por un ajuste fiscal más duro para 2019

El Canciller - Comentarios

Los mercados están atentos solamente a una cuestión por estas horas: la letra chica del acuerdo entre el Fondo Monetario Internacional y el Gobierno nacional. Sin embargo, la alarma sonó en algunos sectores sensibles del país, frente a la posibilidad de que la condición del ajuste “sea aún más profunda”.

Con el acuerdo stand by en el horizonte, el Fondo aprieta en los últimos días hacia la firma final, pero alertan por un recorte fiscal aún más duro de lo previsto para el próximo año. ¿El problema? Era justamente lo que el presidente Mauricio Macri quería evitar para el año electoral.

En este escenario, la preocupación de Durán Barba y Marcos Peña coincide en un aspecto: según el organismo que conduce Christine Lagarde, el 2019 será el año del ajuste más profundo, una mala noticia que en Cambiemos hubieran preferido evitar antes de las elecciones.

Entonces, según revelaron desde el Palacio de Hacienda a los principales economistas, el ajuste para el año que viene podría pasar de 2,5% del PBI y perforar el 1,5% del PBI. 

El ajuste para el año que viene podría pasar de 2,5% del PBI y perforar el 1,5% del PBI. 

¿Cuáles serían los sectores afectados para sumar millones al Tesoro nacional? La baja vendría dada por la inversión pública, los subsidios, las transferencias a las provincias, el costo de la política y el congelamiento salarial.

Así, la idea del Gobierno es aprobar el Presupuesto 2019 -dijeron que ya trabaja para asegurase los votos-, aunque en caso que no lo consiga “encararemos el último año sin Presupuesto”, admitieron al diario Clarín desde Balcarce 50.

“El acuerdo con el Fondo no va a afectar la capacidad de ganar las elecciones en 2019”, dijo Peña

En definitiva, en Cambiemos están confiados en que el acuerdo con el Fondo será un mensaje alentador y resumirán señales positivas para el exterior y posibles inversiones. Sin embargo, el riesgo de profundizar aún más el ajuste tiene en el fondo un riesgo político a manos de la oposición y con una campaña que se activará después del Mundial de Rusia.

El jefe de Gabinete Marcos Peña, por ejemplo, no modificó sus expectativas para el próximo año: “El acuerdo con el Fondo no va a afectar la capacidad de ganar las elecciones en 2019”.