Anuncia Baradel un paro de 72 horas y se suma a la denuncia por los aportes en campaña

El Canciller - Comentarios

La paritaria docente se convirtió en un conflicto con un final incierto. El tire y afloje de los gremios y la gobernación bonaerense se convirtió en una batalla con un horizonte desalentador. Incluso, en las últimas horas Suteba anunció un paro de 72 horas.

La única forma de destrabar una posible medida de fuerza de los sindicatos era ante un eventual llamado urgente para una reunión por parte de la mandataria de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. Como esto no ocurrió, las aulas vacías serán una imagen que se verá en todo el territorio bonaerense.

El equipo de Vidal aún no respondió ante el anuncio del paro, pero adelanteron que el único camino que sostienen es a través del diálogo. A su vez, descartaron la posibilidad de hacer una mejora en la oferta ya que hace tres días propusieron una mejora global del 16,7% repartida en dos ítems: un 15% de recomposición salarial a julio y un 1,7% en concepto de material didáctico.

En este sentido, en la Provincia, los docentes rechazaron la última oferta realizada por Vidal que era de un aumento del 16,7% en julio y una nueva convocatoria en agosto. De esta forma, confirmaron la medida de fuerza para este mismo lunes, el día que debían volver las clases.

Sin embargo, fuera de la discusión paritaria, la noticia la dio el dirigente más criticado por el arco político: Roberto Baradel. El titular de Suteba aprovechó el escándalo por los aportes de campaña de Cambiemos y se sumó a las denuncias: dijo que tiene afiliados a su gremio que aparecen como “falsos donantes”. Y abrió otro frente de batalla con la gobernadora bonaerense.

¿Paro en la Ciudad?

En total, 15 de los 17 gremios de docentes estatales porteños aceptaron la propuesta y firmaron el acuerdo, pero UTE y Ademys la rechazaron por considerarla “insuficiente”.

 La oferta del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta fue de un 15% en tres cuotas: 8% en marzo, 4% en agosto y 3% en octubre, con una cláusula de revisión (no gatillo) en septiembre.