Anticipa el Círculo Rojo el lanzamiento de campaña de Macri en su momento más crítico

El Canciller - Comentarios

El Círculo Rojo coincidió en un aspecto central: la conferencia de Mauricio Macri de ayer fue una especie de lanzamiento de campaña. Sin anuncios, el Presidente abordó algunos temas de política exterior, el flagelo de la inflación e intentó convencer a propios y ajenos de que lo que viene “será mejor”.

Nuevas promesas y preguntas incómodas alcanzaron para lograr su objetivo primordial: estar nuevamente en el centro de escena, un síntoma de que ya piensa en las elecciones del próximo año. Una apuesta medio de una crisis que no parece alejarse de la Casa Rosada.

Por eso, no es menor la cantidad de veces que el Presidente repitió la palabra “futuro” y “tormenta” como argumentos para reconocer que su gestión no está en un buen momento, pero con la idea de agitar sobre un fin de año mejor.

En este escenario, los hombres del establishment auguran una extensa campaña electoral que, parece, lanzó ayer tanto María Eugenia Vidal al mediodía (iría en busca de una reelección en la provincia de Buenos Aires) y horas después el Presidente (también iría en busca de otro mandato).

“Quizás él no lo sepa todavía, pero Macri ya está en campaña”, afirmó Joaquín Morales Solá en su columna en el diario La Nación, aunque explicó que sus declaraciones de ayer fueron un golpe a sus promesas sobre temas como la inflación y la “pobreza cero”.

“No entendí el concepto de la conferencia de prensa. El Presidente no quiso decir nada. Fue casi una declaración de buenos deseos, un acto de campaña”, añadió, por su parte, el periodista Luis Novaresio.

La campaña ya empezó para el Gobierno, aunque sin buenas noticias sobre el marco actual que propone una inflación que llegaría al 30% (el doble de la estimada en diciembre de 2017) según las consultoras privadas.

La próxima prueba de gestión clave por parte del Gobierno será ante los gobernadores y el Congreso nacional: primero deberá convencer a los mandatarios provinciales para repartir el gasto del ajuste de los 300 mil millones de pesos (Nación asumiría el 66% del total) para luego esperar que los legisladores aprueben el Presupuesto del próximo año. Una tarea para nada fácil.

Mientras la oposición apuntó contra la conferencia por “no decir grandes cosas” ni “hacer ningún anuncio”, en el Círculo Rojo, algo alejado del Presidente por estos días, remarcaron su discurso y anticiparon su batalla anticipada en las urnas con una candidata que repiten en el peronismo: Cristina Kirchner.