Anthony Bourdain, el chef sin miedo que revolucionó las cocinas

El Canciller - Comentarios

Hasta los 44 años, Anthony Bourdain era solo un nombre reconocido como el jefe del restaurante Les Halles en Nueva York. Un cargo importante, dentro del círculo culinario de una de las ciudades más influyentes del mundo, pero un rol chico comparado con todo lo que lograría años después.

El chef de 61 años, que se suicidó esta madrugada en un hotel de Francia, tuvo un cambio de vida trascendental en su adultez. “Todo cambió de un día para el otro”, recordaba en una entrevista para el diario The Newyorker, el medio gracias al cual saltó a la fama luego de publicar un relato en sus páginas. “Confidencias de cocina: aventuras en el vientre culinario”, fue el libro autobiográfico que lo hizo conocido y relataba sus aventuras como chef ejecutivo de Les Halles de Manhattan, su ciudad natal.

A partir del reconocimiento mediático, el chef dejó atrás sus días de abuso de drogas y alcohol para enfoncar su nueva etapa como conductor de programas de turismo culinario. “No Reservations” y “Parts Unknown” fueron los dos más conocidos, el último siendo el más actual y la razón por la cual se encontraba en la ciudad de Estrasburgo al momento de su muerte.

Con ambos visitó Argentina y recorrió, como solía hacer, los lugares más tradicionales y menos lujosos de la Ciudad. Por ejemplo, en el 2005 comió una pizza en el clásico porteño El Cuartito.

BA

Una publicación compartida de anthonybourdain (@anthonybourdain) el

Devenido en un trotamundos curioso por las culturas populares, el cocinero también tenía una faceta no tan popular como escritor de ficción e historietas. Entre sus publicaciones, se destaca “Get Jiro!” como un cómic que cruza su pasión por las artes marciales y su trabajo como chef en un protagonista asiático.

Pero fuera de los ámbitos comerciales, Bourdain se caracterizaba por sus acciones solidarias y su lucha social en los temas relacionados a la inmigración. Habiendo compartido centenares de horas con inmigrantes ilegales en las cocinas, conocía de cerca las cruda realidad de los extranjeros en Estados Unidos y fomentaba las políticas sociales de inclusión tanto desde Nueva York como en sus viajes por el mundo.

El mundo del espectáculo los despidió en las redes