Año Nuevo en casa: conceden a Etchecolatz la prisión domiciliaria

El Canciller - Comentarios

A los 88 años, el represor Miguel Etchecolatz volverá a su casa. Pasaría fin de año en una vivienda en el Bosque Peralta Ramos, en la ciudad de Mar del Plata por disposición del Tribunal Oral Federal Nº6, que lo está juzgando desde octubre por delitos de lesa humanidad contra 125 víctimas.

Etchecolatz fue condenado seis veces por crímenes durante el terrorismo de Estado. En dos de las causas le dieron prisión perpetua. En el fallo, los jueces José Martínez Sobrino, Julio Panelo y Fernando Canero explican el por qué de la domiciliaria.

Consideraron los magistrados que no bastaba con su edad para que se vaya a su casa sino que tenían que darse otros factores. En el caso del ex jefe de la Brigada de Investigaciones de la Bonaerense, se tuvieron en cuenta los diversos episodios complicados de salud que tuvo este año, donde se incluye un ACV del que todavía no se recuperó.

En el fallo están los informes médicos de su internación. En el último, del 4 de diciembre de este año, se describen los problemas de salud: deterioro cognitivo moderado, adenoma de próstata, diverticulosis crónica, acv isquémico y neumonía.

“Se determina la existencia de un delicado cuadro de salud por parte de Etchecolatz que amerita el otorgamiento del beneficio solicitado”

“Se determina la existencia de un delicado cuadro de salud por parte de Etchecolatz que amerita el otorgamiento del beneficio solicitado, ya que resulta claro que, más allá de la cronicidad de las patologías que padece el nombrado, con el transcurso del tiempo se ha venido presentando una situación de progresivo deterioro de su salud y estado clínico general”, dice la resolución.

No es la primera vez que le dan una domiciliaria al represor. En el fallo de los jueces José Martínez Sobrino, Julio Panelo y Fernando Canero se repasan todas las causas que involucran a Etchecolatz: en seis de los procesos le habían dictado la misma medida y en el séptimo, directamente tenía ordenada su libertad.

“Los graves delitos por los que está siendo actualmente juzgado el imputado en esta sede y el rol que habría cumplido en los hechos, no autorizan a éste Tribunal a desoír las garantías impuestas por nuestra Constitución Nacional”, dicen los jueces al momento de ordenar la domiciliaria.

Los graves delitos por los que está siendo juzgado el imputado no autorizan a éste Tribunal a desoír las garantías impuestas por nuestra Constitución

No obstante, le impusieron una serie de condiciones: el Programa de Asistencia de Personas bajo Vigilancia Electrónica va monitorearlo y no podrá ausentarse de su vivienda. También, tiene prohibido expresamente tener armas de fuego. Esta aclaración no es en vano: en junio de 2006, a Etchecolatz le retiraron el beneficio de la domiciliaria por tener un 9 milímetros en su casa.

Que le hayan otorgado este beneficio no significa que los juicios en su contra se van a frenar. En Comodoro Py deberá seguir afrontando un proceso por las víctimas de la División Cuatrerismo de la Brigada Güemes, en La Matanza, y de la Comisaría 1º de Monte Grande.