Ampliar Cambiemos: advierte Lousteau a Macri y Lavagna y amenaza con no sumar para nadie

El Canciller - Comentarios

Martín Lousteau se reunió con Mauricio Macri dos veces en la misma semana y varios dirigentes de Cambiemos -entre ellos el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta- creen que sería un buen compañero de fórmula para la reelección del primer mandatario. Sin embargo, el economista se siente cada vez más lejos del líder del PRO y asegura que si Macri y Peña no ceden y suman a otros espacios a la coalición, no piensa aparecer en ninguna boleta.

En diálogo con Luis Novaresio en La Red, el exministro de Economía de Cristina Kirchner y ex embajador de Macri en Estados Unidos no escatimó en críticas al Gobierno. Aseguró que “ni siquiera está en Cambiemos”y que acompañar a Macri es “un disparate”, avisó que cuenten con él en el esquema reducido de Macri y Peña y que “coincide mucho con Lavagna”, aunque también le exigió a su colega de 77 años que acepte ir a internas: “No basta una persona que tenga bien el diagnóstico”.

En tiempos donde la mayoría de los dirigentes tiene más imagen negativa que positiva, es decir, que lo que puede sumar viene acompañado de un rechazo aún mayor, Lousteau es visto como una rareza y un activo político importante de cara a esta contienda electoral. Es uno de los pocos referentes que pueden sumar sin restar y se mueve con destreza “camaleónica”: a pesar de haber formado parte de los dos principales frentes políticos, no está atado a ninguno de los dos.

Esa identidad propia que labró al lado de Enrique “Coti” Nosigila, la UCR porteña, Emiliano Yacobitti y Chrystian Colombo lo llevó a acumular numerosos detractores dentro del radicalismo, partido al que se afilió en 2017, como Mario Negri y Gerardo Morales que, según consignó el periodista Diego Genoud, “lo señalan como líder de un proyecto individual que se desliga del destino colectivo de los radicales, atado a Macri”.

Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey lo invitaron a sumarse al tercer espacio opositor. De concretarse, Lousteau habría completado el álbum en el esquema de partidos argentinos. Pese a los halagos que cosecha de dirigentes de todos los sectores -es “el niño mimado” de Felipe Solá, uno de los que elogia su último libro, “Bajo el agua”, al igual que Facundo Manes, María O’Donnell, Jorge Fernández Díaz, Sebastian Wainraich, Margarita Stolbizer, Claudia Piñeiro, Juan Schiaretti, Ricardo Alfonsín, Marcelo Tinelli, Luis Novaresio, Verónica Lozano, Silvia Lospennato, Felipe González (expresidente del Gobierno de España, Luis Alberto Moreno (presidente del BID), entre otros- quien más lo seduce es Lavagna.

Yo concuerdo mucho con el diagnóstico de Roberto, a quien conozco desde hace mucho tiempo, pero también creo que si el diagnóstico es que tenemos que ser muchos más para diagnosticar mejor y también para implementar mejor las soluciones, me gustaría ver flexibilidad para hablar con los demás, incluso con los que están en la grieta”, aseguró Lousteau en diálogo con Luis Novaresio en radio La Red.

Dispuesto a dejar pasar la oportunidad de jugar si Macri no amplía Cambiemos e invita a los disidentes a participar pero también si Lavagna no acepta disputar internas. En su rol legislativo, acompañó la mayoría de las iniciativas del oficialismo y cuando no, sirvió para conseguir quórum en los debates. El próximo paso lo dará el domingo 5 de mayo, cuando presente su libro en la Feria del Libro.