AMIA: festeja Carrió su triunfo sobre Garavano, pero agita internas prohibidas en Chapadmalal

El Canciller - Comentarios

En el medio del escándalo que significó que el Gobierno no acusara a los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, el Tribunal Oral Federal 2 decidió apartar a José Console, el abogado que hizo el alegato de la querella del Estado.

Los jueces Jorge Gorini y Néstor Costabel consideraron que el abogado no estaba habilitado a ejercer como tal y por lo tanto anularon la decisión que lo nombró como parte de la querella que representa al Estado Nacional.

Lo curioso fue que no anularon el alegato que hizo: lo consideraron válido porque había otro abogado en la sala. Es decir, lo consideraron como un lector del alegato, algo bastante discutido ya que en Tribunales no suelen aceptar alegatos leídos. Es más, hay muchos jueces que lo prohiben y otros que sólo lo autorizan para cuestiones muy puntuales (fechas, datos, etc.).

La controversia con Console tuvo dos etapas: la primera, la rapidez con la que fue nombrado. El abogado fue designado para actuar al mismo tiempo que fue desplazado el que originalmente iba a tener a su cargo la acusación.

Desde un principio, Console marcó la nueva postura que el Ministerio de Justicia quiso imprimirle a la causa: que la acusación fuera sin los ex fiscales y sin el Fino Palacios. La decisión causó una nueva grieta entre Germán Garavano y Mario Cimadevilla (titular de la Unidad AMIA) y abrió un frente de guerra con Elisa Carrió. Lilita coqueteó hasta con la idea de pedir el juicio político del ministro.

La postura de no acusar no fue idea de Garavano sino que es una postura que tiene Mauricio Macri con respecto a los roles que ocuparon Mullen y Barbaccia durante la investigación del atentado. Carrió, a través de un comunicado, había considerado que se trataba de un encubrimiento judicial no pedir pena para los ex fiscales. ¿Se enfrentará ahora con Macri?

En el medio del vendaval político, denunciaron que Console no podía actuar como abogado del Estado por trabajar en el Consejo de la Magistratura de la Ciudad. Este fue uno de los puntos que sustentó la decisión de los jueces de hoy.

Sin embargo, en un documento que se presentó al Tribunal, el Director de Asuntos Jurídicos del Consejo sostuvo que Console no tendría “incompatibilidades” para ejercer la abogacía en cualquier jurisdicción que no sea la Ciudad de Buenos Aires.

El juicio por encubrimiento no se lleva adelante en la justicia de la Ciudad sino en el sistema federal, por eso desde el entorno del abogado decían que no había motivos para que no pudiera ejercer como abogado de la querella. De todas maneras, además del apartamiento, los jueces decidieron comunicar la situación al Consejo y a la Oficina Anticorrupción.

Karina Perilli, la tercera integrante del Tribunal, consideró que aún no debía votar al respecto porque faltaba documentación. La decisión de Gorini y Costabel se da justo en la semana en que Garavano fue denunciado por Carlos Telleldín por llevar a cabo un “dispendio de los recursos del Estado a los efectos de encubrir a los referidos ex fiscales”.

La denuncia por incumplimiento de los deberes de funcionario publico, coacción, peculado y encubrimiento cayó por sorteo en el juzgado de Luis Rodriguez con intervención de la fiscalía de Carlos Rívolo. En el escrito, Telleldín pide que Carrió declare como testigo.