Amenazan a Trump los medios con un posible juicio político en 2019

El Canciller - Comentarios

“Si me hacen un juicio político, el mercado va a estallar”, la última declaración -con tintes intimidatorios- que dio el Presidente de Estados Unidos es una prueba más de su forma de relacionarse con los medios. En los últimos días volvió a las primeras planas la posibilidad de un juicio político tras las próximas elecciones legislativas, en las cuales el partido demócrata podría reconquistar la mayoría en el Congreso.

Amenazas, peleas y cientas de denuncias por mal desempeño son solo algunas de las características de la relación entre Trump y el periodismo. En la última contienda, tras las confesiones del ex abogado Michael Cohen de haber realizado contribuciones ilegales a la campaña electoral, volvió a discutirse la posibilidad de un “impeachment”.

Motivado por la izquierda estadounidense, los demócratas y los medios perseguidos por el presidente actual, el empresario respondió como mejor sabe hacerlo: amenazando el futuro tras su paso. “No sé cómo pueden hacerle un juicio político a alguien que hizo un gran trabajo”, le respondió -humildemente- a Fox News, la única cadena de noticias fiel a los ideales oficialistas.

“Si alguna vez lo hacen, creo que el mercado va a estallar, todos van a ser muy pobres porque sin esta cabeza van a ver números que no van a poder creer”, agregó al enumerar sus logros en los casi dos años de mandato.

Lamentablemente para los detractores, las estadísticas lo validan. Actualmente, Estados Unidos tiene los niveles más bajos de desempleo de los últimos 50 años. Mes a mes baja el pedido de subsidio por desempleo y los negocios crecen.

Los números no suplantan igualmente la falta de tacto social que tiene el primer mandatario del país del norte. Con su obsesión de negocios logró recomponer la economía nacional pero hundir los pocos sucesos de derechos humanos que estaban gestándose.

El “poco tacto social” se suma a una guerra contra los grandes medios de comunicación desde el minuto 1. Con su habilidad twittera, Trump es el primer presidente en desafiar el sistema de comunicación establecida para los presidentes. Dice y hace cuanto quiere, no depende de los periódicos para comunicar sus noticias y tiene una lucha personal con la excusa de las “fake news”.

Desde la trinchera contraria, los periodistas tuvieron que aprender que se trataba de una guerra. Juntar fuerzas, armar investigaciones en conjunto y desafiar al poder que busca eliminar la libertad de prensa.

La semana pasada, más de 100 diarios de todo el país publicaron al mismo tiempo editoriales respondiendo a los ataques que sufren del presidente. Organizados por el Boston Globe, cada publicación escribió en sus palabras lo que viven con las afrontas presidenciales.

“Cuando asumió Trump, llamé a una amiga periodista argentina y le pregunté cómo teníamos que combatir los medios a un presidente de ese tipo, porque ustedes si tuvieron dictadores. Me respondió que había una sola cosa que podíamos hacer: investigar, investigar, investigar”, el relato del reconocido periodista Jeff Jarvis, durante su visita al país por la Media Party, es solo un ejemplo más de la guerra entre el presidente de Estados Unidos y los medios de comunicación.