Alberto, Parrilli y Buzzi: fuerte rechazo al paro de la Mesa de Enlace

El Gobierno nacional asegura estar sorprendido por la medida del campo. Buzzi, otrora impulsor del reclamo contra la 125, afirmó que Alberto busca conciliar y catalogó a los productores de opositores.
El Canciller - Comentarios

Luego de que la Mesa de Enlace decidiera realizar un paro en la comercialización de granos y hacienda entre el lunes y el jueves de la próxima semana, como medida de fuerza frente al aumento de las retenciones a la soja, Alberto Fernández y Eduardo Buzzi salieron al cruce de los referentes del campo.

Tras la convocatoria al reclamo, el Gobierno nacional reaccionó con dureza y aseguró que no reabrirá las negociaciones con las entidades agropecuarias. “Ya negociamos. Solo que ellos quieren ganar siempre”, afirmó el Presidente a Clarín.

Por otra parte, según consignó NA, en la Casa Rosada se sorprendieron con la protesta debido a que luego del cónclave entre el ministro Luis Basterra y la Mesa de Enlace, los dirigentes del agro aseguraron que estaban contentos y jamás plantearon la posibilidad de lanzar un paro.

Consultado sobre si la Mesa de Enlace se acoplaría a las protestas que prepara el sector para los próximos días, Achetoni sostuvo el martes que iban a interactuar con las entidades y luego tomarían una definición. Ayer, había desestimado la chance de acoplarse a la medida de fuerza. Todo cambió este jueves.

Por su parte, el senador nacional del Frente de Todos, Oscar Parrilli, sostuvo que la medida de fuerza anunciada es para boicotear al gobierno. “Son insaciables. Se llenaron de plata, la tienen toda afuera. Son los responsables del desastre económico en el que hoy está el país. Tienen ganancias extraordinarias y siguen peleando”, disparó.

En tanto, Eduardo Buzzi, ex presidente de la Federación Agraria Argentina y uno de los impulsores del reclamo del 2008 contra el gobierno de Cristina Kirhner, lanzó duras críticas contra la Mesa de Enlace por plegarse a la protesta.

Es lamentable la decisión de ir al paro. Alberto busca conciliar y le responden con esta protesta. Hay algunos productores que tienen vocación opositora”, sostuvo, en diálogo con El Destape Radio.

“Estoy sorprendido. Tengo contacto con algunos directivos actuales y no entiendo en qué momento aceptaron formar parte de esa protesta. No hubiese recomendado un cese de comercialización. Es una decisión que no ayuda a convivir y a construir lo que necesita la Argentina. El oficialismo tiene buena voluntad, a diferencia de hace 12 años, donde ni siquiera nos recibían”, agregó.

Te recomendamos leer

Con el objetivo de lograr una redistribución solidaria para reactivar las economías regionales, el Gobierno se comprometió a bajar las retenciones al girasol, maíz pisingallo, el girasol confitero y otros productos, mientras que mantendrá en el 12% las del trigo y el maíz y en el 9% las de la carne.

A excepción de la soja, los otros cultivos y sectores productivos quedarán igual o mejorarán su posición exportadora para estimular la producción. En concreto mejorarán la pesca, las legumbres -lentejas, garbanzos, arvejas y porotos- arroz, maní, porcinos, ovinos, embutidos, maíces especiales, harina y aceite de maíz.

La suba en las retenciones sojeras sólo impactará en quienes produzcan más de 1000 toneladas anuales, los que representan un 26% del total y facturan más de $15 millones por año. Los productores chicos, de hasta 500 toneladas, mejorarán su posición ya que hasta ahora pagan el 30% y, con los nuevos anuncios, abonarán menos.