Alberto Fernández, Zannini, Gioja y Urtubey: monjes negros en mira de De Vido

El ex ministro de Planificación Federal escribió otra carta desde el Penal de Marcos Paz. Esta vez, apuntó contra los "monjes negros", a quienes dejó en modo incógnito y acusó de "traidores, inmorales y sin códigos".
El Canciller - Comentarios

En una nueva misiva enviada desde el Complejo Penitenciario Federal de Marcos Paz, Julio de Vido realizó un descargo contra los “monjes negros” que estructuraron las carreras políticas de ex funcionarios kirchneristas y llevaron al partido a “sufrir una derrota humillante e innecesaria”.

Aunque el ex ministro dejó en incógnito a sus apuntados, sus blancos  más probables son Alberto Fernández, Carlos Zannini, José Luis Gioja y Juan Manuel Urtubey. “Razonen, piensen. Sin duda, encontrarán su o sus nombres y estoy seguro no se equivocarán”, señaló.

“Estos monjes negros suelen pactar con el más poderoso enemigo del príncipe a sus espaldas, para lograr impunidad a futuro ante eventuales derrotas que éste tenga e incluso para usarlo en tiempo presente y para atacar a futuro”, explicó De Vido al comienzo de su escrito, donde denunció negociaciones escondidas e instransigencias programadas de miembros del cuerpo pejotistas con el Gobierno de Mauricio Macri.

¿Cómo podríamos explicar que Massa, Ocaña, Lousteau y Randazzo fueran candidatos en contra frontalmente de la conducción del FPV o de sus candidatos? 

Según explicó De Vido entre metáforas la obra de Maquiavelo, los ex funcionarios Martín Lousteau, Graciela Ocaña, Florencio Randazzo y Sergio Massa fueron sólo “sirvientes” de estos “monjes negros” que impulsaron sus candidaturas con el fin de fragmentar y derrotar al partido justicialista. En este línea, Alberto Fernández parece ser el destinatario de la ofensiva.

“Esos candidatos realizaron sus campañas centrándose en lo que llamaron ‘la grande y nunca vista corrupción k’. Yo me pregunto: como funcionarios, como ministros ¿no lo vieron? Si la vieron, ¿qué hicieron? ¿por qué no la denunciaron?”

En este contexto, el ex funcionario instó a los fiscales a investigar a estos cuatro candidatos por “encubrimiento o complicidad” porque “llegará el día en que se terminará la justicia selectiva, que persigue a unos pocos, y se les pedirá cuentas por no haber investigado estos flagrantes delitos”.

“¡Estos señores eran ministros! No personal de maestranza, por quienes si siento respeto y afecto, que es un sentimiento que ellos seguro no conocen.”

¿Y si simplemente mienten estos candidatos? Si es así, creo que entonces no es asunto de los señores fiscales y estaríamos hablando de una vileza y lenidad propia de la catadura moral de sus impulsores: Los monjes negros.

 La carta de De Vido