Ahorro en dólares: el pedido de Alberto, el “supercepo” y el atesoramiento en la era Macri

En el último mes, el ahorro en la divisa norteamericana fue del 374 millones. En octubre, en cambio, había sido de 4.285 millones.
El Canciller - Comentarios

“Hay que terminar con esa práctica de ahorrar en dólares”. El pedido fue del Presidente de la Nación, Alberto Fernández. Es que para la cabeza de Ejecutivo, la demanda de dólares en la ciudadanía es un número en rojo que hoy la economía argentina “no puede afrontar”.

Con esa premisa, Fernández trató de justificar la medida impuesta en el proyecto de Solidaridad Social y Reactivación Productiva de cobrar un recargo del 30% a los doscientos dólares que se pueden comprar por mes. “Hoy en día el dólar es un bien escaso, como no hay en Argentina tiene que estar muy caro. No es que el que importa insumos tiene que pagar ese impuesto para tener dólares. Es para el que ahorra en dólares”, aseguró el Presidente el domingo por la noche en una entrevista con Luis Majul, por América. Y añadió que la alícuota también será para los viajes al exterior y al consumo en el extranjero.

Pero, ¿cuántos dólares se demandan, por mes, para ahorros o consumos en el exterior? De acuerdo al último informe del Banco Central, en noviembre del 2019 las personas físicas compraron en entidades financieras 374 millones de dólares. El consumo en el exterior, por tarjeta ya sea de crédito o débito fue de USD 350 millones. Pero a la estadística hay que agregarle el contexto: noviembre fue el primer mes que incluyó el “supercepo” al atesoramiento de dólares: cada argentino pudo comprar, sólo 200 dólares por home banking y 100 por ventanilla.

Dos meses atrás, por caso, los números explotaron. El stock de dólares para atesoramiento fue, en octubre, de 4.285 millones (11 veces más que en noviembre) mientras que el gasto por el “plástico” fue similar: 400 millones de dólares (sólo USD 50 millones más que en noviembre).

 

Es interesante, también, ver el stock de compra de dólares a lo largo de la gestión del Gobierno anterior. Luego de quitar el cepo de la gestión kirchnerista y una devaluación que hizo pasar de un dólar de 9 a 16 pesos, en 2016 la compra y el consumo en el exterior era irrestricto. En octubre de 2016, el atesoramiento fue de 1.511 millones de dólares en el Mercado Único y Libre de Cambio (MULC) mientras que el gasto en el exterior fue de 707 millones.

En el mismo mes, pero del 2017 -único año con crecimiento real de la economía durante la gestión de Cambiemos- los valores se mantuvieron estables. Las personas físicas compraron 1453 millones de dólares, mientras que los gastos en tarjeta, tanto de crédito como en débito, en el exterior fue de 823 millones.

La baja se empieza a notar en 2018, con una nueva crisis económica, con devaluación y préstamo del Fondo incluidos. El atesoramiento disminuyó: fue de 900 millones, es decir, un caída del 39% en relación al año anterior, mientras que los gastos en el extranjero fueron casi la mitad: hubo compras por 500 millones de dólares.