Ahmed Musa, la veloz amenaza para Armani y las esperanzas de Argentina

El Canciller - Comentarios

Desde el viernes pasado cobraron notoriedad muchos videos de hinchas argentinos festejando como propios los goles con los que Nigeria le había ganado a Islandia. Y no era para menos: la victoria de las Aguilas Verdes le daba una nueva vida a la Selección Argentina y el sueño (que por ahora sigue pareciendo una pesadilla) de superar la primera fase volvía a ser posible.

Sin embargo, en medio de la ola de celebraciones pocos se detuvieron a pensar que Nigeria llegará muy motivada y en forma al partido. De hecho, un empate los depositaría casi con seguridad en los octavos de final, a menos que Islandia le ganase por tres goles a Croacia.

En buena medida, las esperanzas de los africanos están depositadas en Ahmed Musa, autor de los dos goles ante los nórdicos. Ni bien terminado el partido, el delantero del CSKA Moscú demostró que es tan picante dentro de la cancha como declarando.

“Creo que meter un gol contra Argentina no es tan difícil para mí. Pero lo tomo paso a paso. Si voy a meterle un gol a Argentina, debemos hacerlo tanto yo como el equipo”, señaló con una sonrisa que denotaba picardía y determinación, acaso las mismas que exhibe dentro de la cancha.

Efectivamente, Musa sabe lo que es anotarle goles a la Selección: en el Mundial de Brasil 2014, Argentina venció 3-2 a Nigeria, por el último partido de fase de grupos. Messi, por duplicado, y Marcos Rojo hicieron los goleadores para el equipo de Alejandro Sabella. Y para los nigerianos fue un joven Musa quien equilibró el marcador con un doblete.

Dos años más tarde, el Barcelona de Messi jugó un amistoso contra el Leicester, en donde jugaba el delantero nigeriano. Como era de esperarse, el Barcelona ganó 4-2 con comodidad. El dato curioso fue que los dos goles del elenco inglés los hizo Musa.

“Cada vez que juego contra Argentina, o cada vez que Messi juega contra mí, anoto. En el próximo juego posiblemente vaya a marcar otros dos goles”.

Cada vez que juego contra Argentina, o cada vez que Messi juega contra mí, anoto. Hace cuatro años, en Brasil, cuando Messi jugaba contra mí, anoté dos goles. Cuando fui al Leicester City, jugamos contra el Barcelona y Messi también estaba en el campo; ahí anoté otros dos goles, así que creo que en el próximo juego puede pasar cualquier cosa. Posiblemente, voy a marcar otros dos goles”, declaró hace unos dias, lleno de confianza.

Está claro que la Argentina deberá mejorar su funcionamiento en todas las líneas para llegar a los octavos de final. Pero también deberá controlar a Musa, el principal argumento ofensivo con el que cuenta Nigeria para afianzarse como una de las sorpresas del Mundial.