Agenda conservadora y apertura económica: asume Bolsonaro con la confianza del 65% del electorado

El Canciller - Comentarios

A partir de este martes, Jair Bolsonaro será el nuevo presidente de Brasil. El ultraderechista reemplazará a Michel Temer y llegó al poder con promesas de campaña que generan incertidumbre en la región: militarización, mano dura, homofobia y liberalismo económico. El primer mandatario argentino, Mauricio Macri, no acudirá al evento, aunque ya tiene programada una visita al nuevo presidente.

Una agenda conservadora y un programa de apertura económica serán los primeros pasos de Bolsonaro al mando de Brasil. Su ministro de economía, Paulo Guedes, prometió no caer en el ejemplo argentino y ser veloz con las reformas necesarias para el crecimiento económico. Analistas internacionales asumen que Bolsonaro le podría quitar protagonismo en la región a Mauricio Macri, al estar más alineado a las demandas del presidente anglosajón, Donald Trump.

La ceremonia en Brasilia se llevará a cabo bajo un extremo esquema de seguridad sin precedentes para una investidura en Brasil, que incluye más de 10 mil efectivos y el despliegue de sistemas antimisiles y aviones de combate. El 65% de los brasileños confían en las políticas que llevará adelante Bolsonaro.

Bolsonaro llega al poder con una gran legitimidad, ya que en la segunda vuelta obtuvo el 57% de los votos. Con el aval de gran parte del electorado, es probable que las cosas que prometió en la campaña no obtengan fuertes rechazos. La firma del acta que lo convertirá en el 38º mandatario desde la proclamación de la república en 1889 está prevista hacia las 15 hora local (17 GMT). Allí pronunciará su primer discurso oficial.

“Precisamos crear un círculo virtuoso para la economía, que traiga la confianza necesaria para permitir abrir nuestros mercados al comercio internacional, estimulando la competencia, la productividad y la eficacia sin sesgos ideológicos. En este proceso de recuperación del crecimiento, el sector agropecuario seguirá desempeñando un papel decisivo en perfecta armonía con la preservación del medio ambiente. De esta forma, todo el sector productivo tendrá aumentos de eficiencia, con menos reglamentación y burocracia. Estos desafíos serán resueltos mediante un verdadero pacto nacional entre la sociedad y los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, en la búsqueda de nuevos caminos para un nuevo Brasil”, señaló.

“Vamos a unir al pueblo, valorizar la familia, respetar las religiones y nuestras tradiciones judeocristianas, combatir la ideología de género, conservando nuestros valores. Brasil volverá a ser un país libre de las amarras ideológicas”, subrayó.

Se espera la presencia de por lo menos doce jefes de Estado y de gobierno. Entre los presentes figuran el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. No estuvieron invitados el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ni el de Cuba, Miguel Díaz-Canel, a los que califica de “dictadores” de izquierda.