AFIP, Ercolini y $17 mil millones: se baja OP Investments y vuelve Indalo a Cristóbal

El Canciller - Comentarios

OP Investment, la firma que intentó quedarse con los activos del Grupo Indalo durante los últimos cuatro meses, confirmó este viernes que abandona el objetivo de rescatar las empresas que pertenecen al empresario Cristóbal López y su socio, Fabián de Sousa.

Ignacio Rosner y Santiago Dellatorre anunciaron a través de un comunicado que retirarán el holding que bautizaron como “Grupo Ceibo” que buscaba quedarse con las empresas de Indalo. La operación de rescate de las empresas comenzó hace cinco meses, cuando la Justicia acorraló a Cristóbal López y se empezó a correr el rumor, que luego se confirmó, de que el empresario caería preso por haber evadido impuestos por ocho mil millones de pesos.

En un principio, cuando el enigmático fondo emergió de la nada y puso la firma para quedarse con los bienes de López, que estaban embargados (motivo por el cual la Justicia frenó la operación), se estimaba que Rosner era un hombre vinculado al Gobierno porque, al igual que el presidente Mauricio Macri, había egresado del Colegio Cardenal Newman. Cuando López salió de la cárcel, tras estar 87 días preso, afirmó que Rosner era un hombre que él había designado, a la vez que se autoproclamó como “el único dueño” de Indalo.

Según evaluó el grupo financiero, las constantes trabas de la AFIP y del juez federal Julián Ercolini para que OP Investments regularice la situación económica, operativa y financiera de Oil Combustibles los obligó a tomar la decisión de alejarse del negocio.

Por esta decisión, el trámite de venta que estaba trabado queda disuelto y las empresas vuelven a las manos de Cristóbal Lopez, por lo que el empresario que supo amasar una gran fortuna abrazado al kirchnerismo debe hacerse cargo del pasivo valuado en 17 mil millones de pesos.

El comunicado completo


"Tras haber recibido oposición de la AFIP a todas nuestras propuestas tendientes a normalizar la situación operativa, económica y financiera de de Oil Combustibles S.A. (OCSA), y tras haber trabajado durante más de cuatro meses en desarrollar planes de negocios con diversos socios estratégicos, incluyendo el presentado el 15 de noviembre en la justicia nacional en lo comercial (Justicia Comercial), hemos decidido empezar a transitar nuestra salida.

La indisponibilidad de contar con cuentas bancarias para operar un giro de negocios por cerca de 17.000 millones de pesos anuales; la incertidumbre creada en torno al pasivo concursal en relación al monto, por un lado conforme a las disposiciones de la ley 27.260 que dispone la posibilidad de adherirse a un plan de pagos, aplicable en el marco del Concurso Preventivo, contra los $17.000 millones que dice adeudársele la AFIP en razón de la acción civil iniciada ante la Justicia Penal por el Dr. Gil Lavedra, abogado contratado por la misma AFIP. Ello hace que sea incierto el monto del pasivo fiscal y la condición de pago para los potenciales inversores.

En función de todo lo expuesto hemos decidido iniciar ordenadamente nuestra salida. A efectos que la misma sea conducente a los objetivos con los que asumimos, nuestros asesores legales están evaluando distintas alternativas, entre ellas poner a disposición nuestra posición contractual respecto de OCSA, terminar el contrato de compra por las acciones de OCSA, prestar el consentimiento para renunciar al 'período de exclusividad de modo de posibilitar la apertura del salvataje legal ('cramdown') en favor de un candidato que asegure la continuidad de la empresa, el pedido urgente de venta de activos para cancelar deuda y generar capital de trabajo y otras alternativas viables para la continuidad de la empresa y la preservación de los puestos de trabajo"